Dos jóvenes se hicieron pasar por pasajeros para robarle el auto y el efectivo los baleó.


Un policía manejaba un Uber en la localidad bonaerense de Bernal, partido de Quilmes, cuando intentaron robarle el auto y mató de un balazo en la cabeza a uno de los dos delincuentes.

El efectivo, perteneciente a la Unidad de Policía de Prevención Local de Avellaneda, trabajaba durante la madrugada del viernes como chofer de Uber a bordo de su auto Fiat Punto naranja.

A las 0.10 llegó a las las calles de 175 bis y Misiones, donde debía trasladar a una mujer. Pero al llegar al lugar había dos jóvenes que lo amenazaron con robarle el auto, que estaba en marcha y con las luces encendidas.

El policía se resistió al robo, forcejó y les disparó con su arma reglamentaria. Uno de los delincuentes, identificado como Marcos Leonel Sosa, de 18 años, murió en el acto, mientras que su cómplice está prófugo.




Comentarios