Todo muy bien, dijo el presidente Mauricio Macri tras salir de una reunión con la cúpula del organismo.


El presidente Mauricio Macri explicó este martes al Fondo Monetario Internacional (FMI) que la Argentina cumplió con los objetivos monetarios y fiscales comprometidos para propiciar que se gatille el nuevo desembolso por 5.400 millones de dólares, pero el organismo por ahora no dio una respuesta en ese sentido y citó a un nuevo encuentro de nivel técnico para mediados de octubre.

La reunión comenzó cerca de las 15:00 (hora argentina) en la sede de la denominada Misión Argentina ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Se trata de las oficinas que tiene la embajada argentina en la ciudad de Nueva York, ubicadas frente al edificio del organismo internacional.

Allí iniciaron el encuentro el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, y el titular del Banco Central, Guido Sandleris, con el titular interino del Fondo, David Lipton, y Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental. En los últimos diez minutos participó Macri.

La participación del Presidente no estaba en agenda. Pero el Gobierno argentino hizo un pedido especial al Fondo en la mañana de este mismo martes por pedido de Macri, señalaron fuentes oficiales a este medio. El objetivo era que pase a saludar, pero finalmente se quedó en el encuentro y les habló a Lipton y Werner.

Al salir del edificio, Macri dijo: “Todo muy bien”. No aceptó consultas de la prensa argentina que lo esperaba en el lugar. Minutos después bajó Lacunza, quien se explayó un poco más: “Fue una buena reunión. Se expuso que se ha cumplido con todas las metas monetarias y fiscales”.

Minutos después, el FMI emitió un comunicado con palabras de Lipton. “Tuve una reunión constructiva con Macri, Lacunza y Sandleris. Discutimos los esfuerzos que Argentina ha realizado bajo el programa respaldado por el FMI y sus impactos positivos. Las recientes medidas de las autoridades han ayudado a calmar a los mercados”, dijo.

Y añadió: “Expresé nuestra intención de continuar colaborando con las autoridades y ayudarlas a responder a la difícil situación y los tiempos desafiantes que se avecinan. Nuestro diálogo y estrecha colaboración con las autoridades argentinas continuará con las reuniones técnicas que tomarán lugar esta semana y antes de las reuniones anuales”.

Lacunza llegará este miércoles a Washington para continuar con el diálogo, pero ya está previsto un nuevo encuentro para la semana que inicia el 14 de octubre.

El funcionario argentino aclaró que si bien Lipton y Werner escucharon los planteos del país para que se destrabe el desembolso por 5.400 millones de dólares, “después el Fondo tiene un board, un directorio” (en el que hay representación de los países miembro) por lo que finalmente será esa instancia del organismo la que definirá el futuro.

Voceros del Gobierno señalaron luego que para que llegue el nuevo desembolso falta la quinta revisión del programa económico, que debería estar en proceso pero se retrasó por la situación que generó el cimbronazo cambiario y financiero posterior a las elecciones primarias. Por ello, habrá una nueva reunión técnica en octubre para analizar los pasos a seguir.

“Hoy hicimos nuestras exposiciones y quedamos con seguir hablando”, señaló Lacunza sobre el encuentro que mantendrán funcionarios del FMI y del Gobierno argentino en la semana que se inicia el 14 de septiembre. La fecha y el horario para el encuentro aún no fueron definidos, pero sí el lugar: la sede central del organismo en Washington.

Lacunza dijo que “fue una buena reunión” con Lipton y Werner. “Pasó el presidente al final de la reunión, los últimos diez minutos para manifestarles la posición argentina. El país cumplió con todos los compromisos monetarios y fiscales, tanto cuantitativos como cualitativos. Quedó claro en la reunión y vamos seguir trabajando en la semana del lunes 14 de octubre”, sostuvo.

Los 5.400 millones de dólares tendrían que haber llegado a la Argentina el 15 de septiembre pasado, pero el giro se demoró. Las autoridades del organismo pretenderían autorizar el desembolso recién en noviembre, después de las elecciones presidenciales y de un diálogo extenso y profundo con quien resulte electo para gobernar entre diciembre y 2023.

“El superávit fiscal acumulado de los ocho primeros meses asciende a $ 48.000 millones, y se sobrecumplirá la meta de septiembre. Se coincidió en la importancia de las medidas adoptadas por el Banco Central para preservar la estabilidad monetaria y financiera”, señaló el ministerio de Hacienda en un comunicado posterior.




Comentarios