"Las ventas vienen fluidas, pero todo dependerá de la decisión de los productores", precisó Gustavo Idígoras, presidente de la Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-CEC).


Tras el cimbronazo financiero posterior a las elecciones primarias, miles de productores de soja, maíz y trigo decidieron pisar la pelota y ver qué pasa con el valor del dólar. Tienen guardados en silobolsas cereales y oleaginosas por unos 9.000 millones de dólares.

Así lo reveló este martes el presidente de la Cámara de la Industria Aceitera y el Centro de Exportadores de Cereales (Ciara-CEC), Gustavo Idígoras. “Las ventas vienen fluidas, pero todo dependerá de la decisión de los productores”, dijo.

Gustavo Idígoras. (web)

Idígoras se reunió el jueves de la semana pasada con el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris. Ambos funcionarios le pidieron a él que las exportadoras liquiden los dólares con más celeridad.

El dirigente les explicó que se llegó a una instancia en la que no depende de las exportadoras, sino de las acopiadoras y de los propios productores, quienes deciden cuándo vender su cosecha.

“Habitualmente en procesos electorales los productores tienen siempre la tendencia a buscar el mejor precio posible y ver un poco el proceso electoral”, expresó Idígoras este martes en declaraciones a la radio porteña Milenium.

En ese sentido, explicó que afectó la decisión de los productores la volatilidad del tipo de cambio observada en la semana posterior a las elecciones. El dólar saltó de 15,64 pesos en tres días, de 46,54 a 62,18 pesos. Y luego bajó a un nivel de 58 pesos promedio.

“Se calcula que en la Argentina los productores tienen 25 millones de toneladas de porotos de soja, 4 millones de toneladas de maíz y 2,5 millones de toneladas de trigo aún sin vender”, dijo el dirigente.

Idígoras precisó que esa cosecha guardada en silobolsas en los campos tiene una cotización de 9.000 millones de dólares, según el Valor FOB, es decir, el precio de los productos en su lugar de origen más el costo de los fletes, seguros y otros gastos.

Idígoras dijo que las liquidaciones de divisas del mes pasado terminaron en 2.250 millones de dólares, lo que consideró como “niveles normales” excluyendo el 2018 que fue un año de sequía. Y señaló que septiembre viene a un ritmo “bastante aceptable”.

Presión oficial

El Gobierno nacional oficializó este lunes una nueva medida para conseguir que los sectores exportadores aceleren el proceso de liquidación de divisas frente a las crecientes necesidades del mercado interno.

A través del decreto 661/2019, que se publicó en el Boletín Oficial, la Casa Rosada estableció que “el pago de los estímulos a la exportación previstos en la Sección X de la Ley N° 22.415 (Código Aduanero) y sus modificaciones estará sujeto a que los exportadores hayan previamente ingresado al país y/o negociado en el mercado de cambios las correspondientes divisas de acuerdo con la normativa vigente”.

La disposición se justificó ante “los recientes acontecimientos económico – financieros desencadenados en el país” porque, se indicó en el texto oficial, “hicieron necesaria la adopción de diversas medidas transitorias para regular, entre otros aspectos, el régimen de cambios y el flujo de divisas provenientes del comercio exterior”.

Según el presidente de Ciara-CEC, la medida es parte de los cambios de reglas de juego que son introducidos por el gobierno de Mauricio Macri a través del Banco Central, pero aclaró que esto no genera distorsiones en la cadena cerealera.

“La medida de ayer -por este lunes- no genera para el sector de exportación de granos y productos de la industria aceitera inconveniente alguno porque los reintegros son casi inexistentes en la mayoría de los cereales, no superan el 0,5% del precios de exportación”, dijo.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.




Comentarios