La mujer realizaba constante posteos por redes sociales, lo que le permitió a la joven identificar a su mamá.


Marina Fernanda Aragunde fue secuestrada el 1° de febrero de 1995 cerca de su casa, en la localidad bonaerense de Marcos Paz, y su mamá nunca bajó los brazos. Y ese esfuerzo valió la pena, porque 24 años después se pudo reencontrar a principios de abril con su hija, a quien había visto por última vez cuando su pequeña tenía 4 años.

Gracias a las numerosas publicaciones en redes sociales, la joven de 28 años contactó a su madre biológica. “Me reconozco en una foto de Facebook en el grupo ‘¿Dónde estás?’. Hablo con ella por privado y le empiezo a brindar muchísimos datos”, explicó Marina en declaraciones a Canal 3, quien optó por no mostrar su rostro.

De hecho, ese temor es fundado porque, desde que estableció contacto con su madre, las dos comenzaron a recibir amenazas. También la hija de 13 años de Marina.

¿La causa del secuestro? Una supuesta venganza narco. Es que su papá y su abuelo fueron detenidos en 1995 por integrar una banda delictiva y traficar drogas y siete meses después de que secuestraran a Marina.

La buscaba y, después de 24 años, encontró a su hija. (Facebook)

A mí me secuestraron y me vendieron. Se compró en Mar del Plata, en Migraciones, una identidad falsa. Fue una ajuste narco entre mi abuelo paterno y estas personas que me secuestran y me venden. Fue para hacerle daño a mi abuelo, pero no vieron que le hacían daño a mi mamá detrás de todo esto”, explicó Marina, quien recuerda que la secuestraron mientras jugaba en el jardín de infantes.

La mujer que me llevó y me vendió fue una de las mujeres que tuvo mi abuelo paterno”, manifestó. Y agregó que su secuestro estuvo relacionado a una traición de esa expareja a su abuelo.

Al margen del trabajo de la Justicia, fue Marina Beatriz Aragunde (46), la madre de la pequeña, la que consiguió el contacto tras 24 años, gracias a un posteo del 27 de febrero pasado, que tiene fotos viejas de la nena, de la familia, una copia de su documento y hasta recortes de diarios.

La buscaba y, después de 24 años, encontró a su hija. (Facebook)

Hola, hija. Quiero que sepas que te sigo buscando. Te arrebataron de mi vida cuando tenías cuatro años. Ahora tenés 28. Naciste el 4 de enero de 1991 en el hospital Vélez Sarsfield. Tal vez te sientas identificada con la foto que voy a poner. Te pareces mucho a mí y a tus tíos. Tu nombre verdadero es Marina Fernanda Aragunde. Te decían Culi. Ese era tu apodo y tu tía Andrea es tu madrina. Le decías Andy. Tu papá se llama Fernando, tu abuelo paterno Horacio, tu abuela materna Elsa, pero le decías Mecha, y tú abuelo materno Jorge. Le pido a Dios que me estés buscando y que tengas recuerdos, porque es imposible que te olvides. Eras muy despierta y tenías mucha memoria”, escribió la madre.

Lo cierto es que la hija vio la publicación en Rosario, donde está viviendo actualmente. “La primera vez que la vi fue demasiado fuerte. Estaba sentada en el bulevar Oroño. La veo venir caminando y es como que se completa el alma. Son recuerdos que vienen. No me acordaba de ella. Se me venían figuras de cuerpo, pero no las caras. Sí cuando le vi las manos, con el roce y con todo. Fue muy fuerte”, contó.




Comentarios