En tanto, Donald Trump anunció un "incremento sustancial" de las sanciones contra el régimen de los ayatolás.


El vocero del Ministerio de Defensa saudí, Turki al Malki, también portavoz de la coalición militar liderada por Arabia Saudita, aseguró que los ataques del pasado sábado contra las instalaciones petrolíferas de la compañía estatal Aramco fueron efectuados con 18 drones y 7 misiles de crucero iraníes.

A raíz de ese ataque, el precio del petróleo se disparó ya que ocasionó que el suministro global de crudo se redujera un 5%.

Al Malki reiteró este miércoles en una rueda de prensa en Riad, la capital saudí, que el ataque contra las plantas de Abqaiq y Khurais se produjo desde el norte y no desde el sur, a pesar de haber sido reivindicados por los rebeldes yemeníes hutíes.

Los restos del dron, incluido uno descrito como un UAV iraní Delta Wave, a la derecha, del ataque a la refinería de petróleo Aramco Abqaiq, se exhibe durante una conferencia de prensa del Ministerio de Defensa en Riad, Arabia Saudita, el miércoles 18 de septiembre de 2019. Crédito: Vivian Nereim/Bloomberg.

“Estamos trabajando para conocer exactamente el punto de lanzamiento de los drones y misiles, tenemos varias formas para identificar este punto, pero (de momento) no podemos dar más información sobre esto”, concluyó el portavoz.

Sin embargo, afirmó que el ataque “incuestionablemente estaba respaldado por Irán”, aunque evitó responder las reiteradas preguntas sobre si el ataque provenía de la nación de los ayatolás.

En la rueda de prensa, Al Malki mostró los restos de tres misiles que no alcanzaron su objetivo y han sido recuperados e inspeccionados, mientras que otros cuatro golpearon la planta de Khurais.

Arabia Saudita dijo el miércoles que los ataques del fin de semana contra la infraestructura petrolera crítica del reino fueron “indudablemente patrocinados por Irán”. Crédito: Vivian Nereim / Bloomberg.

Agregó que 18 aviones no tripulados atacaron Abqaiq, la mayor instalación petrolífera de Arabia Saudí. Al Malki dijo que, después de analizar los restos de los aparatos, pueden afirmar que son de tipo Delta Wing iraní y que todos los componentes analizados son iraníes.

Destacó que el alcance de los drones es de 1.200 kilómetros y el de los misiles de 700 kilómetros, por lo que consideró que “los misiles nunca podrían ser lanzados desde Yemen”, territorios que están bajo control de los rebeldes chiíes.

Por otra parte, Al Malki defendió los sistemas de defensa aérea de Arabia Saudí, que no pudieron evitar el ataque múltiple que causó la reducción de la producción de petróleo del reino de un 50 % durante más de 48 horas.

Se ve humo después del ataque las instalaciones de Aramco en la ciudad oriental de Abqaiq, Arabia Saudita, 14 de septiembre de 2019. Crédito: REUTERS / Stringer / File Photo.

“Nuestras defensas aéreas han interceptado más de 200 misiles balísticos y 258 drones”, dijo, subrayando que “no hay ninguna nación que está expuesta” a ese número de ataques contra instalaciones gubernamentales y civiles.

Los rebeldes hutíes suelen reivindicar el lanzamiento de drones y misiles balísticos contra Arabia Saudita, desde que este país dio comienzo a una intervención militar en el Yemen en marzo de 2015 y bombardea a los insurgentes, causando además víctimas civiles y grandes destrucciones.

Estados Unidos anunció sanciones contra Irán

En tanto, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este miércoles que ha ordenado un “incremento sustancial” de las sanciones contra Irán, tras la polémica generada en los últimos días por un posible ataque de Teherán a refinerías sauditas.

“Acabo de instruir al secretario del Tesoro que incremente sustancialmente las sanciones contra el país de Irán”, afirmó el mandatario en un mensaje en su cuenta de Twitter.

Trump no dio más detalles sobre las sanciones adicionales y el Departamento del Tesoro tampoco informó sobre esas medidas, aunque se espera que lo haga en las próximas horas.

Además, el presidente envió al secretario de Estado, Mike Pompeo, a Arabia Saudita para coordinar la respuesta de su país a los ataques contra las refinerías.

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, saluda antes de abordar su avión rumbos a Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. Crédito: Mandel Ngan / Pool vía REUTERS.




Comentarios