Se trata del único arrepentido del clan. El mensaje fue dirigido para la empresaria Nélida Bollini de Prado.


Daniel Arquímedes “Maguila” Puccio, quien fue detenido este martes en Brasil con documentos falsos, fue el único arrepentido del clan familiar por un secuestro extorivo que la familia realizó en la década del 80. Lo hizo el 28 de junio de 1996 al escribir una carta dirigida para la empresaria Nélida Bollini de Prado.

La jueza María Romilda Servini de Cubría rescató a Bollini de Prado, quien estuvo secuestrada 32 días en la casona colonial del barrio de San Isidro, donde los Puccio mantenían cautivas a sus víctimas.

Nélida Bollini de Prado.

“Sé que leer esta carta puede ser difícil y que le puede traer momento de dolor, pero le pido encarecidamenteque que lea esta carta hasta el final. Deseo de todo corazón que no se sienta mal por el atrevimiento que me estoy tomando al enviarle esta carta. El motivo de la misma es poder expresarle mi arrepenitimiento y perdon por lo ocurrido“, comenzó “Maguila”.

Y continuó: “Sé que realmente fue algo muy feo lo que sucedio y ya hace mucho tiempo que yo quería enviarle esta carta pero con toda sinceridad le digo que fue muy difícil enfrentar este hecho vergonozoso y cobarde“.

En la misiva, Daniel resaltó que la carta que le envió al abogado de la empresaria tiene “más significado que cualquier situación judicial“. En ese sentido, remarcó que su carta “no tiene nada que ver con la Justicia”.

No fui yo el ideólogo del hecho del que participe de manera inconsciente. Es una responsabilidad moral enviarle estas lineas“, aclaró. 

Al momento de ser detenido este martes, “Maguila” tenía encima documentos falsos y llevaba 5.000 dólares en su poder.

La detención se dio en el marco de un allanamiento que realizaron efectivos a un micro que se había salido de la ciudad de Foz de Iguazú, rumbo a San Pablo, y los policías lo notaron “nervioso”, por lo que requirieron los documentos y encontraron con que eran falsos, la foto no correspondía con la que estaba registrada en el sistema.




Comentarios