El técnico del seleccionado argentino de básquet descartó que haya sido la suerte lo que los llevó al partido por el título mundial, y analizó a España, próximo y último rival en China.


El técnico de la selección argentina de básquet, Sergio Hernández, manifestó este sábado, en la previa de la final del Mundial de China frente a España, que cree que el rival no querrá jugar un partido rápido como acostumbra a hacer la albiceleste, sino en media cancha.

España no va a querer correr con nosotros. Creo que van a querer jugar más estacionados, y tendremos que seguir insistiendo con la agresividad, la velocidad y la dinámica”, explicó el ‘Oveja’ Hernández a los periodistas tras una sesión de entrenamiento.

Argentina festeja la victoria en semifinales ante Francia (Foto: EFE).

No obstante, el técnico argentino aseguró que no renunciarían al estilo que les ha llevado a pelear por el oro en Pekín. “Eso fue intencional desde el primer día que nos juntamos. Empezamos la preparación entrenando las presiones defensivas en todo el campo, y el ataque rápido y el ataque secundario como primer arma de ataque nuestra, como arma más importante”.

“Sabíamos que en el Mundial nos íbamos a encontrar con equipos muy poderosos físicamente, mucho más grandes que nosotros y que nosotros no podemos ir ahí a jugar cinco contra cinco todo el tiempo porque nos vemos en inferioridad de condiciones, y hemos adoptado ese libreto de manera tal que hemos llevado a todos los equipos a jugar a esa”, expresó el entrenador.

Argentina dejó en el camino a Serbia en cuartos de final, el vigente subcampeón del mundo que esta edición debió conformarse con el quinto puesto (Foto: AP)

“Todos han intentado lo contrario salvo Corea, que nos jugó de igual a igual, los demás intentaron que el partido se juegue solo en cuartos de cancha, y nosotros hemos doblado ese brazo gran parte de los minutos y les hemos llevado a jugar en todo el campo. Creo que mañana va a pasar exactamente lo mismo”, adelantó.

“Somos dos equipos buenos, con oficio, ganadores, que se conocen muchísimo, y me parece que ya no hay duda de que el partido es para cualquiera de los dos. Hoy ya no hay candidatos, cualquiera de los dos puede ganar e irse feliz, y perder e irse tranquilo por haber hecho las cosas bien”, sentenció.

Asimismo, Hernández descartó que su llegada a la final haya sido fruto de la casualidad, a pesar de no partir como favoritos: “Vos podés ganar un partido por sorpresa, llegar a la final del mundo por sorpresa es imposible“.




Comentarios