La Vicepresidenta de la Nación sostuvo que el "Gobierno quiere que se sepa todo".


La vicepresidenta Gabriela Michetti sostuvo que el presidente Mauricio Macri “sigue teniendo absoluta confianza” en el titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, “porque lo conoce hace mucho tiempo y es su amigo”. 

El Presidente sigue teniendo absoluta confianza en Gustavo Arribas porque lo conoce hace mucho tiempo y es su amigo. De ninguna manera están probadas las acreditaciones del dinero que le habrían pagado a Arribas, justamente eso es lo que hay que averiguar y por eso Arribas pidió la extradición del testigo que pagaba las coimas“, señaló Michetti al ser consultada sobre la continuidad en el cargo del jefe de la AFI.

La Vicepresidenta planteó que “Arribas dice que esa documentación no está y lo único que está probado es lo que él declaró que es real, que son esas ventas vinculadas a la casa y que lo otro es todo una difamación”.

Michetti interpretó que “Macri dice: ‘Hasta ahora yo vengo confiando plenamente en lo que dice esta persona, ya que lo otro no está acreditado y lo que está acreditado es lo que él dice. Yo hasta que no tenga elementos como para correr al funcionario no lo voy a correr, pero mientras tanto lo que hago como Gobierno es decirle al funcionario que se defienda, que vaya a poner su cara a la Justicia y que no haga trampas procesales como hacen otros dirigentes del Gobierno anterior que están sospechados'”.

Respecto del caso Odebrecht y sobre las versiones indicando que algunos miembros del Gobierno protegen al ex ministro de Planificación Julio De Vido en la Justicia, Michetti ratificó que “el Gobierno lo que quiere es que se sepa todo” lo referente a los sobornos pagados por el gigante brasileño de la construcción entre 2007 y 2014.

Se está trabajando para que se conozca todo, y si la empresa no tiene que tener más relación con las obras no la tendrá. No hay ninguna necesidad ni decisión de proteger a nadie, porque para nosotros lo más importante es que Argentina vuelva a ser un país confiable, y no puede serlo si sigue habiendo sospechas sobre los políticos de antes, de ahora y de después“, concluyó.






Comentarios