Un video captó en vivo el trabajo de una cronista en el que se escuchan los disparos y se ve a un policía "celebrando" la neutralización del delincuente.


El secuestro de un colectivo con más de 30 personas a bordo en Río de Janeiro terminó con el secuestrador siendo abatido a tiros por miembros del Bope, grupo de élite de la policía brasileña.

Fueron seis disparos y luego un policía, desde arriba de un camión, hace un gesto de victoria hacia los periodistas y curiosos apostados cerca del lugar, como una confirmación de que el delincuente había sido asesinado.

Los conductores bajaron de sus vehículos y jugaron a la pelota sobre el puente bloqueado por el secuestro (AP)

El secuestro ocurrió alrededor de las 5.30: el hombre, presuntamente armado, secuestró el colectivo y amenazó con prenderlo fuego. Fue en el puente Río-Niteroi. Finalmente se comprobó que el arma era una réplica.

Durante la mañana se consiguió que el delincuente, encapuchado y con una remera blanca, liberara a seis rehenes, cuatro mujeres y dos hombres.

Y finalmente, pasadas las 9 de la mañana, cuando el secuestrador bajó del colectivo, recibió varios disparos y murió. Ningún rehén resultó herido.





Comentarios