Ocurrió durante la prueba de un misil el pasado jueves. El nivel de radiación no representaría riesgos para la salud.


Tras dos días de silencio, Rusia reconoció este sábado que la explosión ocurrida el jueves en una base de lanzamiento de misiles cerca del Ártico tuvo un carácter nuclear, con un saldo de al menos siete muertos.

Las autoridades aportaron poca información sobre este accidente en una base militar abierta en 1954 y especializada en los ensayos de lanzamientos de misiles de la marina rusa. La explosión fue registrada en una “plataforma marítima” y a raíz de la cual varios empleados fueron arrojados al agua, según explicó la agencia nuclear rusa Rosatom.

El propulsor del misil se incendió y posteriormente explotó, causando una onda de choque que arrojó a varios de nuestros especialistas al mar. Las investigaciones continuaron hasta que se agotó la esperanza de encontrar sobrevivientes”, dijeron las autoridades.

El ejército ruso y un portavoz del gobernador regional declararon el jueves que “no hubo contaminación radiactiva”, pero la alcaldía de Severodvinsk, ciudad de 190.000 habitantes a unos 30 kilómetros de la base, aseguró en su portal internet que sus detectores “registraron una breve alza de la radiactividad”.

Edificios en una de las bases militares en la pequeña ciudad de Nyonoska, en la región de Arkhangelsk. (Foto:AFP)

Un responsable local de defensa civil, Valentin Magomedov, declaró a la agencia de prensa TASS que el nivel de radiación subió hasta a 2,0 microsieverts por hora durante treinta minutos, por encima del límite reglamentario de exposición de 0,6 microsieverts por hora.

Este sábado, Greenpeace Rusia publicó una carta que daba la misma cifra, pero afirmando que las radiaciones duraron al menos una hora, sin que ello represente riesgos para la salud, según esos expertos.

Los responsables militares no informaron sobre la posible presencia de combustible nuclear en el accidente, que tuvo lugar en la región de Arcángel.

El peor accidente nuclear de la historia tuvo lugar en 1986 en la Unión Soviética, en el central ucraniana de Chernóbil, y las autoridades fueron acusadas de haber ocultado durante semanas la amplitud del desastre.





Comentarios