El Gobierno quiere instalar que este es un reclamo del kirchnerismo. Pero es de todos los espacios políticos, aseguró la diputada nacional y candidata a su reelección por Consenso Federal.


La diputada nacional y candidata a su reelección por Consenso Federal, Graciela Camaño, aseguró este miércoles que el Gobierno “no dio el software electoral” a la oposición para que pueda ser auditado y dijo que la empresa SmartMatic está integrada por “chantas”.

“El Gobierno quiere instalar que el reclamo por el software es un reclamo del kirchnerismo, pero es un reclamo de todas las agrupaciones políticas”, dijo la legisladora nacional que está en el espacio político que lleva al economista Roberto Lavagna como candidato presidencial.

Camaño se quejó porque la administración de Mauricio Macri debía entregar el software Smartally a la oposición unos treinta días antes de las elecciones primarias del domingo 11, como lo indica el código electoral.

“Algunos medios que son defensores del Gobierno adoptaron la actitud de decir que el escritorio provisorio no sirve, que es el titular del lunes. Bueno ¿para qué gastan semejante cantidad de plata para hacerlo si no sirve?”, se quejó la legisladora.

(DYN/PABLO MOLINA)

En ese sentido, dijo que en realidad sí sirve el escrutinio provisorio porque “hay muy poco tiempo entre las PASO y la general como para abrir las urnas”. E indicó que eso no lo afirma ella, sino la Justicia Electoral.

“Hay distritos y hay partidos políticos que hacia abajo sí tienen internas. Hay muchas internas para intendentes. Entonces, no hay que relativizar si anda o no anda el software. La verdad es que contrataron a unos chantas”, afirmó Camaño en declaraciones a Radio Con Vos.

Según recogió la diputada de tres reuniones con el Gobierno, SmartMatic ganó la licitación pública internacional a pesar de haber obtenido “el peor puntaje” entre los tres participantes. “El gobierno resolvió (la licitación) con el precio”, dijo.

Y agregó: “Estos señores son los mismos que en Filipinas fueron imputados por haber interferido en el proceso electoral. En Venezuela, en El Salvador, en Uganda, en Bélgica estuvieron en 153 con resultados escandalosos, en Estonia y en el estado estadounidense de Utah”.

Camaño protestó porque “hace treinta días” que el Gobierno debería haber dado el software y no lo hizo. “Hoy tampoco lo entregó”, agregó e insistió: “El Gobierno quiere instalar que este es un reclamo del kirchnerismo. Pero es de todos los espacios políticos”.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.





Comentarios