El extécnico de la Selección Argentina había estado en una delicada situación, mas logró recuperarse.


Carlos Bilardo recibió finalmente el alta médica, tras ser internado por un cuadro de deterioro causado por el síndrome Hakim-Adams, y continuará su recuperación en una clínica privada, según reveló este miércoles su hermano.

El entrenador campeón del mundo con Argentina en el Mundial de México 1986, había sido internado internado en terapia intensiva con pronóstico reservado el 4 de julio en el Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento.

Su hermano, Jorge Bilardo, reveló al diario Clarín que está “lucido”, que “camina y se baña por sus propios medios” y que continuará su rehabilitación en una clínica privada. Además, contó que este “ve todo los partidos” de fútbol que pasan por la televisión.

El ”narigón” fue operado del cerebro el 6 de junio de 2018 por el síndrome de Hakim-Adams (hidrocefalia normotensiva). Este mal es un “cuadro infrecuente” que se da en 5 de cada 100 mil habitantes que suele ser difícil de diagnosticar porque comienza a manifestarse con “trastornos muy inespecíficos”, como la demencia, trastorno en el caminar o incontinencia urinaria.





Comentarios