"Tiene un caracter muy impulsivo, muy agresivo, es muy nervioso", detalló la vedette.


Luego de denunciar por maltratos a su marido, Javier Naselli, Vicky Xipolitakis se sentó en el living de Susana Giménez y habló por primera vez sobre la violencia que sufre en su matrimonio. “Empecé el divorcio, ya quiero que salga“, aseguró la vedette.

La griega denunció a Naselli por violencia de género el pasado miércoles y prestó declaración durante más de tres horas junto a su bebé de siete meses, Salvador Uriel. “Me parece rarísimo estar acá con vestido de fiesta y el corazón de luto“, comenzó diciendo Vicky en la pantalla de Telefe.

En el inicio de la charla, Xipolitakis aclaró que el banquero no era más su marido: “Empecé el divorcio, ya quiero que salga. Para mí se terminó“, sostuvo y agregó: “Estoy pasando por el peor momento de mi vida. Yo estoy viviendo una desilusión. Siempre aposté a una familia, me quedé porque pensé que iba a mejorar“.

La rubia contó que el padre de su hijo tiene una forma de ser muy diferente a la de ella, con un caracter “muy fuerte”: “Tiene un caracter muy impulsivo, muy agresivo, es muy nervioso y todo le molesta. Todo lo mio era lo peor del mundo, siempre fui denigrada en todo”.

Vicky junto a Salvador Uriel.

Muchas las dejé pasar pero hoy no puedo pensar más egoístamente porque tengo un hijo que entiende todo”, señaló y aseguró que se tendría que haber ido antes porque fue violento con ella y con el bebé pero que ella no lo veía. 

La mamá de Salvador Uriel contó que soportaba el maltrato para mostrar que eran una familia feliz pero que nunca alcanzó esa felicidad. “Pensaba que lo podía cambiar pero no puedo”, sostuvo entre lágrimas y resaltó que “le molesta absolutamente todo”.

El primer episodio violento que recuerda es cuando estaba embarazada de pocos meses y viajó con Marley a Grecia: “Le pedí que me pasara el número del médico por las dudas y ya me empezó a insultar. Nunca fue mi compañero, siempre fue una agresión constante”, reconoció.

“Después, me pedía disculpas y crees que eso puede mejorar”, sostuvo y agregó: “Una vez, le pedí que me tuviera al bebé cinco minutos. Me dijo ‘no me tengo que ir, estoy apurado’ y tiró el bebé en la cuna. Ahí me tendría que haber ido”. Al mismo tiempo señaló que no lo denuncio antes porque ella “apostaba a la familia”.

Al mismo tiempo contó que Naselli “lo agarra tipo de rehén” al bebé cuando la quiere pelear y sostuvo que no está dispuesta a permitir más estas situaciones “porque a mi hijo yo le prometí que lo iba a hacer feliz y llenarlo de alegría”.

“Nunca cuidó a nuestro bebé. Muchas veces dije ‘basta’. Lo llamé mil veces a Fernando Burlando. Esta vez, lo llamé y me fui directo para su casa”, detalló la vedette y confesó: “Sufrí golpes, me pegaba con la mano abierta. Fui una sometida pensando que podía recuperar la familia. Nunca quiso a mi hijo“.





Comentarios