Se trata de naufragios que permanecen encallados en diferentes costas.


Gran parte de las embarcaciones que no llegaron a destino permanecen hundidas en el fondo del óceano. Para poder verlas se requerirían importantes recursos tecnológicos que en una casa de familia no se disponen.

Buque St. Christopher.

Sin embargo, en este caso hay tres buques que por diferentes razones han quedado varados a la vista de todos. Google Maps nos permite verlos sin la necesidad de viajar a cada uno de las costas.

Una de las embarcaciones se encuentra en nuestro país. Se trata del buque Saint Christopher, un barco de madera que durante la Segunda Guerra perteneció a la Marina Real Británica. Se encuentra en el canal Beagle en Ushuaia, en la provincia de Tierra del Fuego y permanece ahí desde 1957. 

Más adelante podemos observar, también en Sudamérica, a Altair. Este naufragio se encuentra en Río Grande, en Brasil. Se hundió tras una fuerte tormenta y como quedó en semihundido en medio de la orilla, es toda una atracción turística.

Buque Altair.

Por último, en Oceanía yace el SS Maheno. Originalmente fue un barco de pasajeros y  durante la Primera Guerra Mundial, Nueva Zelanda lo convirtió en un hospital flotante. Años después, fue abandonado en 1935.

Buque SS Maheno.

Gracias al “Street View” podemos ver esta embarcación en Queensland, Australia. Al igual que Altair, hundida por la mitad en la arena, resulta ser una novedad para los turistas de todo el mundo que se acercan al lugar.




Comentarios