"La sensación cuando ingresé era que ya estaba muerta y que no había chances de sobrevida", dijo Diego Cabrera Argaña al declarar esta mañana.


Dos de los cardiólogos que el 6 de febrero de 2018 asistieron a Débora Pérez Volpin en el Sanatorio La Trinidad del barrio porteño de Palermo coincidieron este jueves en señalar que la periodista “ya no tenía pulso” al iniciar las maniobras de reanimación, luego de haber sido convocados al quirófano ante el cuadro de emergencia.

La sensación cuando ingresé era que ya estaba muerta y que no había chances de sobrevida”, aseveró el cardiólogo Diego Cabrera Argaña al declarar esta mañana en calidad de testigo en el comienzo de la cuarta audiencia en el juicio oral y público por la muerte de la periodista que, en plena feria judicial, se desarrolla en el Palacio de Tribunales.

El segundo médico cardiólogo que ingresó al quirófano donde se encontraba Pérez Volpin dijo que, cuando él entró, el cuadro era “catastrófico”. De hecho, explicó que no había reconocido a la periodista producto de la deformidad que tenía, y que recién supo que se trataba de ella cuando se lo comentaron en el medio de las maniobras de reanimación.

En tanto, la médica cardióloga Agustina Ramos, la primera en llegar al quirófano luego de requerida la asistencia por parte de la instrumentadora que participaba del procedimiento, Miriam Eliana Frías, afirmó que “la paciente no tenía pulso”, con lo cual inmediatamente inició las “maniobras de RPC (reanimación cardiopulmonar)”.

“La paciente en todo momento estuvo sin pulso y se siguió el protocolo de reanimación, consistente en masajes y adrenalinas”, aseveró Ramos, al declarar esta mañana ante el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional número 8 de la Capital Federal, representado en este juicio por un único juez, Javier Anzoátegui.

Según el testimonio de la cardióloga, mientras ella inició las maniobras de reanimación, la anestesista intentaba “intubarla, pero no lo lograba, al estar edematizada y con secreciones sanguinolientas”. En tanto, contó que el endoscopista se encontraba “de pie, en situación de alerta” y, luego, por pedido de ella, “participó de las maniobras” mientras ella pedía refuerzos.

La declaración del director de La Trinidad

El director médico del Sanatorio La Trinidad, Roberto Martignano, testificó este jueves en el juicio contra profesionales de la clínica por la muerte de Pérez Volpin. Y en su declaración, aseguró que “se cumplieron todos los protocolos” en la endoscopía en la que murió la periodista, aunque no pudo brindar precisiones sobre el estado del aparato utilizado en ese procedimiento.





Comentarios