El funcionario destacó que lo primordial es lograr un cambio cultural en los argentinos.


Carlos Pérez, director de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, afirmó que una política de “alcohol cero” a la hora de conducir “no es una solución” a la problemática de los accidentes de tránsito y destacó que es necesario insistir en un cambio cultural.

“Nosotros entendemos que el alcohol cero no es una solución, sino que tenemos que cambiar la conciencia de los argentinos en cuanto a su conducta con el alcohol y la conducción”, afirmó Pérez en conversación con el canal TN y argumentó que “hay muchos países del mundo (donde no rige esa política) que no tienen la incidencia de siniestralidad que la Argentina”.

A nivel nacional, existe una tolerancia de 0,5 gramos de alcohol por litro en sangre para poder conducir, si bien en algunos distritos rige la política de alcoholemia cero como en las provincias de Jujuy, Salta, Neuquén y algunos municipios de Córdoba.

“Necesitamos entender los peligros que implica conducir con alcohol en sangre, ese es el propósito fundamental”, explicó Pérez.

Por otra parte, el funcionario señaló que según un estudio que hizo la Agencia Nacional de Seguridad Vial, “los jóvenes no perciben el peligro ni el riesgo y la franja etaria donde más siniestros se produce es entre jóvenes de 15 y 35 años. Para nosotros es muy importante trabajar muchísimo en ese cambio de conducta”.

Las declaraciones de Pérez ocurren luego de que el miércoles a la noche, Miguel Ivanovich atropelló en estado de ebriedad a un ciclista en el barrio porteño de Agronomía y el caso se difundió a nivel nacional.

Además, este viernes por la mañana, tres personas murieron y una resultó gravemente herida en la localidad cordobesa de Villa Cura Brochero, luego de que el auto en el que viajaban despistó y chocó contra un muro de piedra.

El hecho ocurrió cerca de las 6 en la zona del puente que une a esa localidad con la vecina Mina Clavero, sobre el río De los Sauces. El comisario Lautaro Luna estimó que, por cómo quedaron los vehículos, la velocidad pudo haber influido en la tragedia. Se presume que los cuatro ocupantes del auto regresaban de un baile.

Peligro al volante

Sebastián Devoto, de 35 años, se desplazaba en la madrugada del miércoles por la Avenida Beiró 3700 de la ciudad de Buenos Aires en su bicicleta cuando fue embestido desde atrás por un Volkswagen Gol de color gris conducido por Ivanovich, quien luego se dio a la fuga.

Minutos después, el hombre chocó a otro automóvil en las avenidas Beiró y Nazca, a siete cuadras del incidente previo, y fue detenido por personal de la Comisaría Vecinal 15-C.

El test de alcoholemia realizado allí reportó que Ivanonich tenía 2,14 gramos de alcohol por litro de sangre, cuando el máximo permitido es de 0,5.

Devoto se encuentra en “estado muy grave”, tras ser operado el miércoles en el Sanatorio Finochietto, según el último parte médico difundido este viernes.

Por la Corresponsalía de Buenos Aires.





Comentarios