Según el Banco Central, esta nueva herramienta simplificará las operaciones y reducirá costos.


Desde este lunes entraron en vigencia los cheques electrónicos, también llamados “Echeq”. Esta nueva herramienta permite a los usuarios hacer y recibir cheques generados a través de canales electrónicos, con la promesa de simplificar las operaciones y reducir costos operativos.

La nueva norma “obliga a las entidades financieras a recibir depósitos de Echeqs”, detalló el Banco Central de la República Argentina (BCRA) en un comunicado y precisó que “la emisión, que no es obligatoria, está disponible para cuentas corrientes y comenzará a crecer gradualmente”.

“El Echeq será realizado y circulará por medios puramente electrónicos, ya sea a través de entidades financieras o de las infraestructuras del mercado financiero autorizadas. La emisión y el depósito de los Echeqs serán funciones exclusivas de las entidades financieras”, informó la entidad monetaria.

Desde el BCRA, destacaron que las principales ventajas del cheque electrónico son la simplificación de la operatoria de emisión, endoso, negociación y, circulación en general, a través de canales digitales; la cantidad de endosos sin límite; la reducción de los costos operativos en comparación con el cheque tradicional; la seguridad y la efectividad; y la reducción de motivos de rechazo.

Además, señalaron que el cheque electrónico es una fuente de financiamiento que tiene especial relevancia para las PyMEs porque facilitará su negociación, pudiendo realizarse de forma electrónica y remota, reduciendo costos operacionales, de traslado y verificación de documentos, destacaron.

Para mejorar la operatoria, el Directorio del BCRA aprobó tres normas que complementan el instrumento: una que incluye modificaciones a la reglamentación de la cuenta corriente bancaria y las otras que reglamentan cuestiones operativas como el acuerdo sobre truncamiento, generación y gestión electrónica de cheques y otros documentos compensables y la certificación para ejercer acciones civiles.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.






Comentarios