Se trata de Santa Fe, Formosa, San Luis y Tierra del Fuego. 


Como hace una semana, cuando se votó en Jujuy, Entre Ríos, Tucumán y Chubut, este domingo es otro “súper domingo electoral”. Otra vez cuatro provincias irán a las urnas para elegir nuevo gobierno.

Una de ellas concentra las miradas de la política nacional: Santa Fe, el cuarto distrito electoral del país con casi el 8 por ciento del electorado nacional, será el escenario de una pelea con final abierto entre el socialista y oficialista local, Antonio Bonfatti, y el peronista Omar Perotti.

También se votará para gobernador en Formosa, Tierra del Fuego y San Luis, provincia ésta que ofrece una disputa inédita: Alberto Rodríguez Saá busca ser reelecto mientras su hermano e histórico socio político, Adolfo Rodríguez Saá, le competirá por la gobernación. En la Casa Rosada casi no hay expectativas sobre algún triunfo provincial afín al oficialismo nacional.

El Frente Progresista Cívico y Social, integrado principalmente por el Partido Socialista y el radicalismo que no reportan a Cambiemos, viene gobernando Santa Fe desde 2007, cuando Hermes Binner le puso fin a seis mandatos peronistas iniciados en 1983. El diputado nacional Antonio Bonfatti ya gobernó Santa Fe entre 2011 y 2015, y buscará extender a cuatro gobiernos socialistas consecutivos. En resumen, 24 años de peronismo y 12 seguidos de socialismo.

Bonfatti votó en la escuela San Francisco de Asís

En 2015, el actual gobernador Miguel Lifschitz se impuso por apenas dos mil votos al cómico y exembajador en Panamá, Miguel Del Sel, impulsado por el PRO y otros partidos. Aquella elección lo tuvo terciando a Omar Perotti, que quedó apenas veinte mil votos abajo.

Todo indica que aquel esquema de tercios de 2015, no se repetirá. Perotti, exintendente de Rafaela y actual senador nacional, candidato del “Frente Juntos”, con todo el peronismo santafesino detrás de él, incluidos el kirchnerismo y su adversaria en las PASO, María Eugenia Bielsa, compite con chances serias de sumar la quinta victoria del PJ nacional en las elecciones provinciales de este año. El peronismo alineado a nivel nacional con la fórmula presidencial “Fernández-Fernández”, ya ganó en La Pampa, San Juan, Tucumán, Entre Ríos. El triunfo del peronista cordobés Juan Schiaretti se considera “ajeno” al PJ que conduce el sanjuanino José Luis Gioja. En el “Frente Juntos” santafesino debutará el flamante acuerdo nacional entre el PJ, Unidad Ciudadana y el massista Frente Renovador, que se atribuyó el domingo pasado la reelección de Mariano Arcioni en Chubut.

Debate entre candidatos a gobernador de Santa Fe. (@josecorralsf)

Cambiemos lleva como candidato a gobernador al intendente radical de la ciudad de Santa Fe y extitular de la UCR, José Corral. Ningún sondeo le adjudica chances, en una elección que asoma polarizada al extremo.

La disputa reñida por la gobernación podría extenderse a la ciudad de Santa Fe y a Rosario, donde el peronismo, contra lo que dijeron distintas encuestas, procura dar la sorpresa.

En Tierra del Fuego, la peronista Rosana Bertone pretende ser reelecta y tiene al intendente de Río Grande y aliado del kirchnerismo, Gustavo Melella como su adversario electoral de más peso. La curiosidad política, en este caso, es que tanto Bertone como Melella apoyan a nivel nacional al binomio presidencial “Fernández-Fernández”. La gobernadora, hasta el año pasado, integraba el espacio Alternativa Federal. Bertone parece haber sacado alguna ventaja en conseguir la simpatía de la fórmula presidencial con el video que difundió días atrás Alberto Fernández en apoyo a su candidatura.

Rosana Bertone Gobernadora de Tierra del Fuego

El oficialismo nacional está representado por el radical Juan “Pipo” Rodríguez y la alianza “Ser Fueguino”.

En Formosa, como ocurre desde 1983, el Partido Justicialista es el favorito a ganar la gobernación. Y como ocurre desde 1995, Gildo Insfrán se encamina a lograr lo que será su séptimo mandato consecutivo. Esta vez, Insfrán competirá con el sello “Frente de Todos”, la misma denominación de la fórmula nacional “Fernández-Fernández”.

Insfrán va por su séptimo mandato consecutivo.

El principal rival de Insfrán es otro peronista. Adrián Bogado, hijo del exgobernador Floro Bogado (1983-1987), va a la cabeza del Frente Amplio Formoseño, una alianza apoyada por Cambiemos nacional, que integra el radicalismo.

Desde 1983, San Luis tuvo tres veces como gobernador a Adolfo Rodríguez Saá y dos, a su hermano Alberto, el actual mandatario. Diferencias políticas entre ambos (entre ellas, el acercamiento del “Alberto” a Cristina Fernández en 2017) los enfrenta hoy en las urnas. Adolfo Rodríguez Saá pronosticó su triunfo: “Será la primera derrota de un oficialismo provincial”, vaticinó. Las encuestas, sin embargo, indicarían una leve ventaja del gobernador, alineado nacionalmente con la fórmula presidencial que encabeza Alberto Fernández.

Alberto Rodríguez Saá en el cierre de campaña.

Entre ellos, aparece Claudio Poggi, quien gobernó la provincia entre 2011 y 2015, entonces designado como candidato por los hermanos Rodríguez Saá. Hoy, Poggi está alineado con la Casa Rosada, donde se espera que logre lo que podría ser un verdadero milagro electoral.

Por Horacio Aizpeolea, de la corresponsalía Buenos Aires






Comentarios