El dirigente radical aseguró que la incorporación del senador peronista hace que la coalición sea más competitiva.


El dirigente radical y uno de los fundadores de Cambiemos Ernesto Sanz salió a justificar la decisión de designar al senador peronista Miguel Angel Pichetto como compañero de fórmula del presidente Mauricio Macri y aseguró que su incorporación hace que la coalición sea “más competitiva”.

“Cambiemos es hoy, más competitivo que ayer, una coalición más amplia y diversa que en un principio y una fuerza con mejores condiciones de gobernar el país frente al aglutinamiento del frente opositor”, sentenció Sanz a través de una carta.

En su misiva que tituló “Porqué Pichetto”, buscó contextualizar la decisión de Macri de recurrir a un referente del peronismo dialoguista para que lo acompañe en el binomio electoral con el que buscará su reelección en los próximos comicios.

“La necesidad de mostrar que Cambiemos tiene además de competitividad electoral, condiciones de gobernabilidad que reparen sustancialmente los limitantes expresados entre 2015 y 2019, explica la apertura de la fórmula presidencial a un referente que reúne las condiciones de: experiencia en el manejo parlamentario, procedencia peronista –lo que garantiza la ampliación de Cambiemos que fue uno de los pedidos principales del radicalismo a través del documento aprobado en su Convención-, y vínculos con factores de poder relevantes en la constitución de la gobernabilidad”, detalló el mendocino.

Incluso, Sanz pareció enviarle un mensaje a los radicales que se entusiasmaban con tener a un referente propio dentro de la fórmula presidencial: “Lo que puede parecer a primera vista una pérdida de espacios de poder partidario, es en realidad, una mejora de las posibilidades electorales”, manifestó.

En su extensa carta, el dirigente de la UCR indicó que la figura de Pichetto permitirá superar los “inconvenientes con tres factores de poder trascendentales para la estabilidad de una gestión pública”, que Cambiemos afrontó desde su llegada al gobierno nacional en 2015.

“En primer lugar, previsiblemente, con la mayoría identificada con el PJ en las Cámaras legislativas (particularmente el Senado, donde desde 1983 se sostiene con capacidad de bloquear iniciativas parlamentarias), y las provincias (recordemos que al espacio Cambiemos responden solo 5 de los 24 jefes de gobierno distritales)”, señaló.

En tal sentido, agregó que esos “inconvenientes en la relación con el Justicialismo se administraron a través de la descentralización de recursos a las provincias, y la administración de la minoría parlamentaria, con la relación construida con interlocutores confiables que trascendieran la visión de partido para expresar una mirada de Estado”.

“En segundo término, con la Justicia, que a través de diversos fallos adversos al Gobierno que han impactado principalmente en asignación de recursos dentro del esquema federal de organización institucional, quitándole protagonismo al Gobierno Nacional al devolver centralidad a las administraciones provinciales”, agregó.

Y, por último, planteó que el otro inconveniente fue “con los mercados e inversores, con quienes determinan con decisiones individuales, el movimiento de la economía afectando realidades colectivas”.

Sanz expresó que esas falencias se convirtieron en “una necesaria deuda a saldar ante la confirmación de la fórmula opositora para la presidencia con Alberto Fernández y Cristina Fernández, y la adhesión a este frente de Sergio Massa, tercer actor en el mapa político nacional”.

“Con ese movimiento en el espacio opositor, a las debilidades de gestión se añadió la mejora de las posibilidades electorales del espacio alternativo”, indicó.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.






Comentarios