La pequeña Kali, de tres años, se arrojó al agua y perdió su flotador. Al ver la situación Jayla Dallys no dudó en socorrerla.


Jayla Dallis jugaba en la pileta de su edificio sin imaginar que aquel día su rápida reacción la convertiría en heroína. Esta niña estadounidense de 10 años vio que su hermanita Kali, de tres años, se estaba ahogando y se arrojó al agua para salvarla.

El hecho se conoció gracias a un video filmado por una cámara de seguridad que muestra cómo estas hermanas de Chamblee, en el estado de Georgia, estaban jugando en la pileta de su casa. En un momento, la más pequeña se tiró a la pileta con un salvavidas y quedó boca abajo. En el material audiovisual se puede ver cómo la pequeña lucha por incorporarse hasta que logra quitarse el flotador, pero no sabe nadar e intenta salir a la superficie para tomar aire. Todo esto transcurre en cuestión de segundos. Mientras Jayla nada hacia el borde y sale de la piscina.

Cuando la hermana mayor logró sacar a la pequeña del agua, ésta estaba inconsciente. Afortunadamente, Kali recibió Reanimación Cardiopulmonar (RCP) desde el primer momento y luego fue trasladada a un hospital donde logró recuperarse.

Por su parte, la heroína de la familia contó a los medios locales que le costó bastante poder sacar del agua a su hermana porque “pesaba mucho”. “La tuve que agarrar fuerte del pecho para tirar hacia arriba”, recordó sobre aquel momento.

[Atención: las siguientes imágenes pueden herir la sensibilidad del lector]






Comentarios