El mandatario venezolano conversó con el periodista de Univisión Jorge Ramos, pero la charla no terminó bien y quiso confiscar los equipos.


La cadena Univisión publicó el domingo la entrevista completa que el periodista Jorge Ramos le hizo en febrero al presidente venezolano Nicolás Maduro. Por su elevado tono acusatorio, el chavista censuró la charla y, después del encuentro, retuvo al equipo periodístico más de dos horas en el palacio presidencial.

Esta entrevista, te digo, no tiene ningún sentido ni para ti ni para mí. Creo que es mejor suspenderla“, le dijo al mandatario al periodista mexicano, después de que éste lo interrogara sobre cifras de pobreza y presos políticos en su país. Luego se puso de pie y ordenó confiscar la grabación y los equipos de Univisión.

Ramos había comenzado la entrevista con una pregunta sin rodeos. “Usted no es el presidente legítimo, entonces, ¿cómo le llamo?”, le preguntó a Maduro, quien le enseñó una constitución nacional de bolsillo -como la que solía llevar consigo Hugo Chávez- y respondió: “Tú me tienes que llamar como diga la Constitución”.

“La oposición dice que hubo un fraude en el 2013, Enrique Capriles no reconoció esa elección. La impugnó”, retrucó Ramos, y Maduro comenzó a molestarse por la actitud parcial del periodista. “Tú tienes una posición contra la revolución bolivariana, yo la respeto. Tú eres un opositor de derecha que vive en Estados Unidos. Muy antirrevolucionario“, le dijo.

“Yo solo soy un periodista que hace preguntas”, respondió Ramos.

Cuando Ramos mencionó los millones de venezolanos que reconocen en el poder a Juan Guaidó, el presidente encargado, y a los miles de asesinado por el régimen chavista, el venezolano le respondió: “Bueno, sigues en tu rol de dirigente político opositor”. “Es muy grave que tú me acuses a mí de asesinatos”, dijo también.

El tema de los asesinatos cometidos por el régimen chavista fue tema central de las preguntas de Ramos, lo que despertó la “furia” de Maduro, que lo acusó constantemente de “parcializado” y llegó a amenazar al periodista: “Si tú fueras venezolano tendrías que enfrentarte a la Justicia porque estás haciendo acusaciones falsas“. “Son sucias, muy sucias tus acusaciones”, le dijo, y negó la existencia de presos políticos en su país.

El máximo punto de tensión llegó cuando el mexicano mencionó la cifra de 989 presos políticos, citando a la ONG Foto Penal, y luego le mostró al mandatario una lista con más de 400 presos políticos, que él calificó de “basurita”.

“Vienes a provocarme. Te vas a tragar tu provocación. Te vas a tragar con Coca-Cola tu provocación“, amenazó Maduro.

El presidente Maduro tampoco quiso contestar sobre las datos de la ONG Human Rights Watch sobre la tortura, y calificó a Ramos de “provocador profesional”. Finalmente, Maduro dijo: “Esta entrevista no tiene ningún sentido ni para ti ni para mi. Yo creo que es mejor suspenderla”.

Luego, según informaron de Univisión, funcionarios de Maduro retuvieron al equipo de Ramos por más de dos horas en el Palacio de Miraflores.

En declaraciones a los medios, el periodista Ramos dijo que lo ocurrido muestra la “naturaleza dictatorial” de Nicolás Maduro y le pidió que emitiera la entrevista que le “robó”. “Si esto nos lo hacen a nosotros imagínate lo que le harán a los periodistas y a los ciudadanos venezolanos”, dijo.






Comentarios