Una mujer chilena vivió una odisea en México, donde falleció por una falla multiorgánica tras una septicemia.


Una mujer chilena que viajó de vacaciones a Cancún, en México, sufrió una pequeña herida que le complicó al punto de que tuvieron que amputarle la pierna, y finalmente murió este fin de semana.

María Inés Contreras, de 68 años, había viajado con sus hijos a la costa mexicana y desde allí hicieron un tour a Isla Mujeres. En la lancha María Inés se golpeó y se hizo una pequeña herida en su pierna.

María Inés en sus vacaciones (Web)

Pero poco a poco la herida se fue complicando y no sanaba. Comenzó a inflamarse e infectarse. Entonces la mujer comenzó a recorrer distintos hospitales y centros de salud en busca de una cura para su problema. Poco después los médicos le dijeron que, por un cuadro de septicemia, debían amputarle la pierna.

Incluso después de la operación para eliminar el foco infeccioso, María Inés presentó fallas respiratorias, renales y hepáticas, de las que no se recuperó. Finalmente murió de una falla multiorgánica, informó Clarín.

Sus hijos denunciaron que el gobierno chileno no les ofreció más ayuda que un traslado en un avión sanitario a un precio muy alto.






Comentarios