El anuncio de la fórmula Alberto Fenández-Cristina Kirchner, en el centro de la escena.


Los principales diarios argentinos hablan este domingo sobre el anuncio de la fórmula Alberto Fenández-Cristina Kirchner, que se presentará a competir en las Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias (PASO). Según Clarín, el “renunciamiento” de Cristina a la candidatura presidencial es un hecho inédito.

“No nos hemos olvidado de otra renuncia, esa vez en serio, de Eva Perón (de cuyo nacimiento acaban de cumplirse 100 años, algo que la expresidenta quiso hacer coincidir), sino porque por primera vez un candidato a vicepresidente anuncia quién será el primero en la fórmula“, señala Ricardo Kirschbaum, editor general del diario.

Clarín dice que es la primera vez que un candidato a vicepresidente anuncia quién será el primero en la fórmula. (AFP)

Para el periodista, esto es un indicativo claro de dónde está la fuente de poder. “Una mirada superficial recuerda ‘Cámpora al gobierno, Perón al poder’, ficción que duró poco menos de dos meses y que terminó con un golpe, desalojando al ala más radicalizada del peronismo. Esta vez se invierten los factores: un moderado como Alberto Fernández estaría bajo la presión del kirchnerismo duro y de un posible putsch. Esa experiencia ya se intentó con Scioli y Zannini, como comisario político, pero Macri la desbarató”, opina Kirschbaum.

Para La Nación, Alberto Fernández es el nuevo Scioli. “Un hombre destinado a trabajos forzados y malas noticias, que puede además atraer a justicialistas alérgicos, seducir a periodistas y jueces, y armar en estas semanas unas primarias a tiempo que unifiquen al peronismo para derrotar a la coalición de los cipayos. Si consigue su cometido, Fernández no solo logrará preservar el mito de Cristina, también preservará su libertad ambulatoria“, así lo considera Jorge Fernández Díaz.

Para La Nación, “nadie con dos dedos de frente dentro del peronismo puede creer que Alberto tendrá autonomía”. (Reuters)

Nadie con dos dedos de frente dentro del peronismo puede creer que Alberto tendrá autonomía, como podía llegar a presumir algún distraído con Daniel Scioli. Y nadie, en su sano juicio, puede pensar que otro dirigente podría ganarle a Cristina esa interna. Tampoco que, una vez derrotado, conservará una carrera política o un lugarcito bajo el sol: el Ministerio de la Venganza y la Secretaría de la Demolición siempre empiezan por casa”, describe el periodista en su artículo publicado este domingo.

Según Perfil, Cristina vuelve a instalarse en la centralidad política con movimientos inéditos. (Reuters)

En tanto, Perfil afirma que Cristina vuelve a instalarse en la centralidad política con movimientos inéditos. “Con astucia, ponerse como candidata a vice no sólo es original: da pasto a la feligresía propia para que haga campaña sobre la ‘humildad’, la ‘grandeza’ y el ‘renunciamiento’ de la expresidenta al no ir por el premio mayor. Demostraría así que CFK cambió, como viene proclamando Alberto Fernández, ascendido de operador a presidenciable”, asegura Javier Calvo en su columna de opinión.

“El elástico Alberto vendría a cumplir con esta idea de que la administración que viene, además de resolver graves problemas socioeconómicos, deberá ampliar la base de sustentación para permitir gobernabilidad“, comenta el autor.






Comentarios