Para los investigadores está claro es que había algo entre Yadón y al menos uno de los homicidas.


“No es frecuente tener un material fílmico como éste; al observarlo se pueden ir sacando algunas conclusiones”. La frase fue dicha a este medio por fuentes policiales, en relación al ataque que este jueves a la mañana tuvo como blanco al diputado nacional Héctor Olivares (UCR-La Rioja) y al funcionario Miguel Yadón, víctima mortal del episodio.

“No sé puede saber, por ahora, si el ataque estuvo vinculado a un tema público o fue por cuestiones privadas”, dijo la fuente policial consultada. “Lo que creemos es que difícilmente se haya tratado del accionar de un sicario: el asesino contratado, por lo general, actúa encapuchado, cubriéndose, y una vez que comete el crimen, rápidamente deja la escena”, agregó.

“Aquí, en cambio, vemos que el atacante no se cubre; muy por el contrario, vemos cómo baja del auto, con cierta parsimonia, e incluso parecería que habla con Olivares”, dijo la fuente policial.

En casos de ataques por odio o venganza, al victimario, generalmente, no le importa que lo vean, no cuida detalles para ocultar lo que hizo; algo así ocurrió en este caso”. En el video captado por las cámaras de seguridad del gobierno porteño se ve cómo una vez hechos los disparos, sus ejecutores permanecen con su auto detenido casi un minuto, antes de abandonar el lugar.

La hipótesis que indicaría que no se trató de un crimen ejecutado por profesionales se apoya en otro punto: “Un sicario, a menos que quiera dejar un mensaje expresamente claro, evita que queden testigos. En las imágenes se ve al hombre grandote, que no sabemos si él tiró, acercarse a Olivares a cara descubierta, sin temer que se lo reconozca. Y no lo remata de un tiro para evitar que queden testigos del crimen”.

Otro detalle más que lleva a los investigadores a dudar de que se tratara de sicarios o profesionales del crimen: “usaron un auto fácilmente identificable; no hubo una intención de confundir la posterior investigación del ataque; el sicario suele moverse en vehículos robados”.

El crimen está siendo investigado por las policías Federal, de la Ciudad y bonaerense. “Lo que está claro es que había algo entre Yadón y al menos uno de los homicidas. Lo que la fiscalía pidió ahora es encontrar a familiares de ambas partes para establecer el móvil. Podría haber cuestiones económicas de por medio, o también de índole más personal, a nivel humano”, dijeron a este medio fuentes policiales.

Por Corresponsalía Buenos Aires.






Comentarios