El infante falleció luego de 11 días internado. Tenía el 80 por ciento de su cuerpo quemado.


Un momento de descuido de una madre bastó para terminar perdiendo a su hijo. El estremecedor suceso ocurrió en Odessa, Ucrania. Allí, Daniil Chernneko falleció a sus 11 meses tras caer en una olla de agua hirviendo.

Tras once días internado y con el 80 por ciento de su cuerpo quemado, el pequeño pereció al tener muy comprometidos varios de sus órganos. Además, había quedado afónico de tanto llorar por el dolor.

El fallecido Daniil Chernneko (Foto: Katherine Nozhevnikova)

El momento en cuestión sucedió cuando Tetyana, madre del pequeño, intentaba darle un baño. La mujer había separado en dos ollas de diez litros con agua fría por un lado y agua hirviendo por el otro.

Al apoyarlo en una mesa de la habitación, la mujer lo desatendió tan solo un instante, momento en el cual Daniil cae, con el infortunio de hacerlo en el recipiente con el liquido caliente.

”Lo abracé y lo envolví con un paño de algodón. Cuando lo desenvolví me di cuenta de que su piel se estaba desprendiendo” narró con profundo dolor la madre, a los medios locales.


En esta nota:

Mundo Ucrania Otras Bebés



Comentarios