Una vecina de 30 años de edad, que se encontraba en la vivienda de su madre, por calle Los Andes al 1000 de la ciudad de Brinkmann, deja estacionada su motocicleta marca Guerrero Trip, de color negra, sin medidas de seguridad y al salir alrededor de una hora más tarde se percata que la misma había sido sustraída.

La damnificada le comenta lo sucedido a familiares, uno de ellos recuerda que mientras regresaba de hacer deporte observo a dos jóvenes empujando una motocicleta de similares características y que logra reconocer a una de estas personas.

Policía investigaba el hecho mediante el uso de cámaras de seguridad logrando identificar a los responsables.

En horas de la noche del mismo viernes, la damnificada informa a las autoridades que momentos antes se había hecho presente en su domicilio una persona mayor de edad, manifestando ser el padre de uno de los jóvenes que le habría sustraído dicha motocicleta, haciéndole entrega del vehículo. ​Se siguen las actuaciones de la justicia.