Carlos Vera, ex conscripto, regresó tras 43 años al ex Grupo de Artillería 141, y asegura haber visto detenidos-desaparecidos durante el Golpe de Estado de 1976. El periodista Adrián Camerano para la Nueva Mañana recorrió el lugar y comparte esta historia. 


En cercanías de la Plaza de las Armas, en la vieja Enfermería de José de la Quintana, funcionó el Grupo de Artillería 141. Un centro clandestino de detención de personas del último golpe militar. El Grupo de Artillería 141 fue parte del área 311 del Ejército. Contaba con una ubicación estratégica a pocos kilómetros de la Capital Cordobesa. Hoy, un triste recuerdo y un símbolo oscuro de las épocas más difíciles y sangrientas de la historia de nuestro país.

Luego de 43 años Agustín “León” Vera, conscripto del cuartel entre 1975 y 1976, regresó al Grupo de Artillería 141. Testigo clave de la época convivió con el terror y presenció los más crueles fusilamientos de cautivos y presos políticos. Recorriendo el lugar, sin importar el paso del tiempo, reconoció los rincones donde los detenidos esperaban su destino: a pocos les llegaba la liberación y a muchos los traslados a otros centros o bien, la muerte. Tras un largo silencio, en 2012 Agustín Vera logró hablar. Hizo su declaración ante la Fiscal Federal Graciela López de Filoñuk y abrió el expediente N° 279/2012. A partir del testimonio de Vera, se investiga para dilucidar si en las 900 hectáreas donde funcionó el Centro Clandestino Grupo de Artillería 141 aún hay cuerpos enterrados.

La organización social Trabajadores Unidos por la Tierra, se encuentra desarrollando un proyecto de recuperación productiva y simbólica del lugar, razón por la que Vera regresó dispuesto a contar lo que en carne propia vivió y relatar lo oído en la plena represión ilegal.





Comentarios