Se trata de un legislador rionegrino que fue sancionado y asegura que no se puede hacer cargo de la pena. 


Ricardo Arroyo, el legislador provincial de Río Negro, fue multado hace poco por conducir en estado de ebriedad y ante el municipio de la ciudad de Bariloche, el mismo se excusó con que su sueldo no alcanzaba para pagar la sanción. 

Arroyo es el presidente del mono bloque CFK Argentina, y se conoce que tras su importante cargo, el funcionario cobra más de $120.000 por mes, por lo que resulta ilógico que su excusa para no pagar la multa sea “que no le alcanza el sueldo”. 

El importe de la multa supera los dos tercios de mis haberes mensuales como legislador provincial por lo que su pago implica la directa e inmediata imposibilidad de cubrir gastos corrientes de mi hogar, relacionados con la alimentación y vestido de mi esposa e hijos, el pago de servicios y demás erogaciones propias de cualquier familia”, comentó el político. 

La sanción se dictaminó el pasado 12 de agosto, cuando Arroyo iba conduciendo su vehículo y se negó a hacerse un control de rutina, por lo que la policía solicitó los papeles del automóvil los cuales estaban vencidos. Fue entonces cuando los efectivos realizaron la multa correspondiente.  

Según informó Clarín, Arroyo tiene que cancelar una sanción de $84.426. Y hasta donde se conoce según una fuente cercana del funcionario, él estaría atravesando una crisis financiera ya que se encuentra endeudado con préstamos personas, tarjetas de crédito y por un extenso período de patentes de su camioneta sin pagar.




Comentarios