Se trata de los pingüinos de "barbijo" o "barbudos", que se redujeron drásticamente con respecto al último censo en 1971.


Las colonias de pingüinos en algunas partes de la Antártida han disminuido en más del 75% durante el último medio siglo, en gran parte como resultado del cambio climático, dicen los investigadores.

Los científicos descubrieron que las colonias de pingüinos de barbijo, también conocidos como pingüinos anillados o barbudos, se han reducido drásticamente desde su último censo hace casi 50 años.

Pingüinos de “barbijo” o “barbudos”.

Cada colonia censada en Elephant Island, un importante hábitat de pingüinos al noreste de la Península Antártica, experimentó una caída de la población, según investigadores independientes que se unieron a una expedición de Greenpeace a la región.

En el último censo realizado en 1971, había 122.550 pares de pingüinos en todas las colonias de Elephant Island. Pero el recuento reciente reveló solo 52.786 pares, una caída de casi el 60%. El mayor descenso, 77%, se registró en una colonia conocida como Campo Barbijo.

El cambio climático ha llevado a la reducción del hielo marino y los océanos más cálidos, lo que ha significado menos krill, el componente principal de la dieta de los pingüinos.

“El cambio climático es probablemente el factor subyacente y los efectos se están extendiendo por la cadena alimenticia”, dijo a CNN Noah Strycker, ornitólogo e investigador de pingüinos de la Universidad Stony Brook, desde el barco Esperanza de Greenpeace en la Antártida.

“Los pingüinos, las focas y las ballenas dependen del krill, que depende del hielo. Entonces, si el cambio climático afecta el hielo, eso afecta a todo lo demás”.

Pingüinos de “barbijo” o “barbudos”.

El pingüino de barbijo se caracteriza por una gorra de plumaje negro, una cara blanca y una banda continua de plumas negras que se extiende de un lado de la cabeza al otro: la “barbilla”.

La especie habita en la parte norte de la Península Antártica, varias islas antárticas y subantárticas y las Islas Balleny deshabitadas entre la Antártida y Nueva Zelandia.




Comentarios