En principio la medida era sólo para uniformados de Ushuaia, pero ahora se extendió a Río Grande y Tolhuin.


Los efectivos de la policía provincial deberán dejar sus armas reglamentarias al salir de servicio, es una medida general que se busca adoptar temporalmente hasta poder realizar un análisis detallado caso a caso desde la Policía Provincial, ante la preocupación generada por un nuevo caso de suicidio de un agente, ocurrido en Ushuaia la pasada semana.

Según confirmó el Comisario General, Carlos Debáz, subjefe de la policía de la provincia, desde la Jefatura, se emitió una circular en la que se indica que el personal policial que salga franco de servicio deberá dejar su arma reglamentaria en la dependencia, resolución que viene a colación luego que el agente Segovia que se quitó la vida en los últimos días.

Carlos Debáz, subjefe de la policía de la provincia.

Se destacó que la medida es “temporal hasta tanto se realicen los estudios profundos desde el departamento bienestar y la situación habitacional del personal para prevenir hechos que son irreparables como es la muerte de un efectivo”, destacaron desde la fuerza.

Asimismo en Río Grande aún no se implementará de esta forma, ya que se venía trabajando gradualmente con los casos con problemas personales, los que son detectados desde el área bienestar de la Policía, pero en la zona norte se había avanzado con los casos de agentes jóvenes y aquellos con cierto grado de precariedad habitacional, ante el riesgo de sufrir la sustracción de su arma, como sucedio hace unos dias con un suboficial en la Margen Sur.

Asimismo para una aplicación total de un programa de estas características deben acondicionarse en cada dependencia policial, un lugar seguro que funcione como “armería”.

Disconformidad de efectivos: “Esto genera un gran rechazo, ya que uno de cada cuarto efectivos realizan servicios de policía adicional y esto no tan solo repercute en la economía de cada familia, por el nuevo gasto que se le genera, al volver a dependencia a buscar su arma y al finalizar el servicio volver a dejarla”, explicaron.

En tanto, entre los cuestionamientos, se señala que la persona siempre cuenta con el estado policial, por lo que un policía debe serlo en todo momento, siendo su arma parte de ese estado. Asimismo se hace hincapié en otras cuestiones relacionadas a la salud psicológica de cada uniformado.

Denunciado por violencia de género: en relación al episodio del agente César Segovia, trascendió que las causas que desencadenaron en su trágico determinación era una denuncia por violencia de genero. Segovia con anterioridad había tenido el retiro del arma reglamentaria por problemas con su pareja, ante una exposición que se había realizado y que luego se diluyó.

En este sentido el Legislador Pablo Villegas,  criticó la decisión del subjefe de la policía provincial y recordó que la misma está a contramano de la legislación vigente entendiendo que la policía no ejerce su función por turnos sino las 24 horas.

Legislador Pablo Villegas

Villegas sostuvo en declaraciones a radio Nacional que “en lo personal no comparto una decisión de esas características por distintas razones” entre las cuales mencionó “el marco legal vigente” dado que “es muy clara la Ley 735 que es la Ley de personal que establece cuales son las obligaciones y derechos que tiene el personal policial en función del estado policial que genera su condición de tal”.

Además recordó que entre las obligaciones de los agentes “está la de portar su arma reglamentaria, a la vez de ser un Derecho reconocido por la propia legislación, ese estado policial le implica el deber de intervenir y hacer cesar la comisión de un delito; preservar el orden público, el descuidar el patrimonio, la vida y la integridad psicofísica de las personas”.




Comentarios