Es una gran masa helada inestable, en riesgo de desintegración en el sudoeste del continente.


Los científicos dirigen la mirada cada vez más hacia el comportamiento de los hielos en la Antártida. Hasta ahora, las noticias sobre el calentamiento del continente helado se habían centrado en gran medida en la Península de la Antártida y en el mar del Weddell, al norte de este continente. Ahora, los expertos apuntan un nuevo peligroso foco de deshielo en el suroeste de esta zona, en el denominado glaciar Thwaites, que vierte en el mar de Amundsen.

Glaciar Thwaites – Antártida.

El temor nace del riesgo de que la Antártida tenga que enfrentarse a una situación crítica o de no retorno en la que el deshielo de sus glaciares pueda hacerse irreversible en paralelo al calentamiento del planeta. La consecuencia sería una importante subida del nivel del mar, que se añadiría a otras contribuciones a esta elevación procedentes de las aguas de otros glaciares del planeta.

Ahora una nueva investigación ha revelado que el glaciar Thwaites sufre un acusado proceso de inestabilidad, por lo que es susceptible de verse sometido a una “rápida e irreversible” retirada, según ha publicado la revista Proceedings of the National Academy of Sciences; por ello, este glaciar se ha convertido en el principal riesgo para una rápida y futura subida del nivel del mar.

El informe alerta del riesgo de que el glaciar sucumba a una inestabilidad, causada por el retroceso de su línea de conexión con el fondo marino, lo que podría provocar que “expulsara” hielo hacia el mar con una velocidad superior a la prevista inicialmente. Si esta situación se materializara, el glaciar Thwaites podría perder todo su hielo en un período de 150 años; algo que podría producirse incluso sin que se frenaran los incrementos de temperaturas.

Glaciar Thwaites – Antártida.

¿Cuáles serían las consecuencias? “El glaciar tiene suficiente hielo para contribuir en casi un metro al ascenso del nivel mundial del mar si se retirase y se derritiese por completo”, explicó Alex Robel, director del estudio y profesor asistente en la Escuela de Ciencias de la Tierra y la Atmósfera de Georgia Tech. Además, “la posibilidad de que este fenómeno pueda elevar el nivel del mar comporta un peligro para quienes viven en zonas costeras de todo el mundo”, señala. La subida del nivel del mar ya se ha relacionado con un incremento de las inundaciones en las zonas deltaicas y costeras.






Comentarios