Compiten por las intendencias en las ciudades de Famaillá, Las Talitas y Alderetes.


En tres ciudades de la provincia se plantean situaciones referidas a contiendas familiares, donde los vecinos tienen que dirimirlas con sus votos el próximo 9 de junio, fecha en la que tendrán lugar las elecciones generales de Tucumán. Estos hechos no son aislados ni novedosos; ya se repitieron en votaciones anteriores cuando comenzaron a aparecer las diferencias. Actualmente, en esos lugares, pasacalles y pintadas callejeras plantean oposiciones entre estos candidatos que, paradójicamente, están unidos ideológicamente y por consanguinidad.

El primer caso está situado en la ciudad de Famaillá: mano a mano, se encuentran enfrentados dos ex cuñados quienes apoyan a los candidatos oficialistas, el gobernador, Juan Manzur y el vicegobernador, Osvaldo Jaldo. Se trata del conocido “Mellizo” José Orellana, quien deberá enfrentar a su ex cuñada Patricia Lizárraga, casada con Enrique Orellana, también apodado “Mellizo”. Orellana fue intendente de esta ciudad hasta el año 2015. Este último impulsó para dicho cargo a su pareja, y fue elegida siendo la actual intendenta de Famaillá.

Tiempo después se divorciaron y en estos últimos comicios, José se presenta para recuperar el municipio para los “Mellizos” en contra de Lizárraga, quien busca la reelección en una campaña que dividió a la población.

La segunda situación está situada en Las Talitas, donde también pelearán dos cuñados por la intendencia, como también dos hermanas por la categoría de legisladoras. Los cuatro candidatos apoyan al oficialismo provincial. El enfrentamiento está compuesto entre el actual intendente, Carlos Najar, que en el 2015, venció a su hermana, Adriana Najar en reñidas elecciones. Ahora debe competir con su cuñado, el ex intendente y esposo de Adriana, el ingeniero Luis Morghenstein.

No obstante, apoyando al intendente, se encuentra una tercera hermana Najar, Marta, quien disputará con Adriana, por la categoría legisladoras, en listas distintas. Marta está en la lista oficial y Alejandra, en Acción Regional. Ambas ubicadas en tercer término.

El último caso tiene lugar en Alderetes. El choque electoral está protagonizado entre un tío y un sobrino. Aldo Salomón, ex conductor de la Liga Tucumana de Fútbol, había terminado su gestión como intendente en el 2003 y luego asumió como legislador. A su vez, promueve para intendente a su sobrino, Julio Silman. Al poco tiempo la relación se quebró y llevando a los familiares a un duelo electoral donde resultó ganador el sobrino.

Ahora Salomón, apoyando a nivel provincial a la fórmula Manzur – Jaldo, nuevamente se presenta como candidato a intendente y debe dirimir el cargo con Sergio Venegas, actual titular municipal, hombre de confianza de Silman, cercano a José Alperovich.

Solo en un municipio

En el municipio de Tafí del Valle, dos mandatos tiene el actual intendente de esa ciudad turística, Jorge Yapura Astorga, el resto de los intendentes de todos los municipios de la provincia se presentan a la reelección. De los 19 municipios que existen, 14 intendentes apoyan a Manzur-Jaldo; 4 a Silvia Elías de Pérez (Cambiemos) y 1 a Alperovich.

Casi igual situación se repite en los delegados comunales, donde la mayoría va en busca de un nuevo mandato. En Tucumán sólo se permiten dos mandatos a todos los cargos políticos. Es decir gobernador, vicegobernador, legisladores, intendentes, concejales y delegados comunales.

Declaración jurada

La Junta Electoral publicó una declaración jurada, la cual deben cumplir todos los candidatos. En el documento, los firmantes deben señalar que no están comprendidos por ninguna de las causales de inhabilitación para ser candidato a cargos públicos electivos establecidos en las Leyes Provinciales, delitos de Lesa Humanidad y toda otra ley de orden electoral. Por último, deben manifestar que no se encuentran inscriptos en el Registro Nacional de Reincidencia, ni en el Registro de Deudores Alimentarios.





Comentarios