El objetivo es brindarle asistencia, hacer un seguimiento y tratar de reinsertarlo en la sociedad. 


En la provincia, se proyecta la creación y aplicación de un protocolo para personas en situación de calle. Por este motivo, hubo una reunión entre los referentes de los Ministerios de Salud y de Seguridad, para debatir cómo se desarrollará el proyecto. Se informó que el objetivo principal es coordinar acciones interministeriales para dar respuestas rápidas y eficaces a esta problemática.

La subsecretaria de Control de Gestión, Emilia Tarifa, comentó que se incorporará la capacitación y formación del personal policial para intervenir correctamente en estos casos. “Hemos trabajado con el Sistema Provincial de Salud (Siprosa) y la semana que viene nos reuniremos con el Ministerio de Desarrollo Social”, remarcó.

Por su parte, el director General de Salud Mental y Adicciones del Siprosa, Walter Sigler, sostuvo que el protocolo se aplicará en el corto plazo, y destacó que “el Ministerio de Seguridad es el que realiza primero la detección de los casos que hay en la ciudad y en la provincia”.

Por otro lado, Gabriela Paz, de la Dirección de Gestión Sanitaria del Siprosa, explicó cómo se implementará dicho protocolo: “iniciará con un llamado telefónico sobre cualquier persona que esté en situación de calle; comenzaremos viendo los casos en los que las personas tengan algún trastorno mental y que puedan estar en riesgo para ellos y para la sociedad”.

En el llamado se harán una serie de preguntas que realizaría el 107, explicó la funcionaria, así se activaría la asistencia hacia ese lugar de un equipo de salud que estará conformado por un médico psiquiatra, un psicólogo, un empleado del servicio social y un empleado policial, todos acudirían al lugar y determinarán la situación del paciente.

En caso que fuera necesario, la persona “será trasladada hacia los centros de referencia que son los hospitales Padilla, de Niños, Eva Perón, entre otros que tienen guardia psiquiátrica”, dijo Paz. Una vez que el paciente ingresa a esa guardia recibirá la atención de urgencia y en el momento se realizará una comunicación hacia la red de servicios. “La idea es realizar un seguimiento y un control de ese paciente para luego tratar de reinsertarlo nuevamente a la sociedad, a su vida habitual y que no se pierda de ese control”.

Una vez implementado el protocolo, los números a los que se podrá llamar en estos casos serán el 107, el 102 o el 911 para poder dar una respuesta positiva tanto para quien denuncia la situación como para quien está en la calle.






Comentarios