El titular de Defensa Civil señaló que las cifras de esta práctica ilegal son muy altas y se ven desbordados. 


Preocupa a las autoridades de Tucumán la quema de cañaverales, una práctica ilegal pero que desde el 2014 se fue incrementando en el período de zafra, más específicamente desde julio a noviembre. Esto ocasiona problemas de todo tipo en los vecinos. 

Según detalla LV12, son los mismos productores de cañas quienes se encargan de incendiar los cañaverales pero en varias oportunidades el fuego los desborda y atentan contra la vida de los tucumanos.

Días atrás un hombre de 50 años murió como consecuencia de la quema de pastizales en Santa Lucía. Pero esto no parece terminar, ya que los vecinos de Cruz Alta temieron por sus propiedades ya que durante la jornada del lunes se desató un incendio por esta práctica ilegal. 

El incremento de quemas de caña sumado a la sequía y las altas temperaturas que se registran preocupan a Fernando Torres, titular de Defensa Civil. “En el caso de Tucumán, con todo el tema del cañaveral que está tan cerca de la población nos causa una situación extrema por momentos“, señaló y destacó que la cifra acumulada en lo que va del año es muy alta.

El número de incendios de pastizales también los tiene en alerta: “Ha superado el número de casos durante el mes de julio. Ya llevamos 72 y el año pasado tuvimos 52“, precisó y remarcó que se ven desbordados ante esta situación por lo que requieren de la colaboración de Bomberos Voluntarios de la zona.

Esta practica es intencional aboslutamente, ya que quieren causar daño a terceros utilizando como un método de cosecha, pese a que se está mostrando de que es nocivo para la producción, para el medio ambiente y las personas”, concluyó Torres.






Comentarios