Está acusado de explotar sexualmente a cinco mujeres, entre ellas una menor de 18 años embarazada.


Este viernes, un hombre fue condenado a 12 años de prisión al ser encontrado autor responsable del delito de trata de personas con finalidad de explotación sexual, según lo dispuesto por el Tribunal Oral en los Criminal Federal de Tucumán al emitir el fallo del juicio oral que finalizó hoy.

Walter Alfredo Ayala fue encontrado autor responsable del delito de trata de personas con finalidad de explotación sexual en la fase de captación y acogimiento de cinco mujeres, quienes participaron del juicio como testigos de identidad reservadas.

En tanto, el tribunal estuvo presidido por Gabriel Eduardo Casas e integrado por los jueces, Carlos Enrique Ignacio Jiménez Montilla y Abelardo Jorge Basbus, quienes tuvieron en cuenta al emitir el fallo la vulnerabilidad de las mujeres que fueron explotadas por Ayala, en especial una menor de 18 años que estaba embarazada.

Los magistrados condenaron, además, a cinco años de prisión a Alejandra Beatriz Galván por considerarla partícipe secundaria necesaria del delito de trata de personas con finalidad de explotación sexual, mientras que absolvió por el beneficio de la duda a Claudia Karina Contreras.

Primeramente, la causa se había iniciado en julio de 2016, tras un llamado a la línea oficial 145 denunciando a una organización dedicada a la captación y acogimiento de mujeres para ser ofrecidas como “mercancía” a clientes.

Después de varios meses de investigación, se pudo constatar que las chicas eran presentadas en un sitio web y, posteriormente, sometidas al ejercicio de la prostitución en varias residencias.

Durante la audiencia, nombraron a un tal “Eduardo” como dueño del sitio y añadieron que pagaban entre $ 600 y $ 1.000 por un espacio importante dentro del portal.

Finalmente, en el debate oral y público, las cinco jóvenes contaron que pertenecían a familias numerosas o con bajos ingresos económicos para la subsistencia y que buscaban un trabajo para mantener a sus hijos y el hogar, ya que eran desocupadas.




Comentarios