A los cinco minutos del segundo tiempo, los jugadores de San Jorge decidieron realizar una sentada en protesta por el arbitraje de Adrián Franklin.


El polémico arbitraje de Adrián Franklin con seis tarjetas amarillas y dos rojas para el equipo de San Jorge en la primera mitad del encuentro derivó en la protesta de los futbolistas tucumanos en la segunda parte cuando se jugaban cinco minutos del partido. “Creemos que fue un afano (sic) lo que nos hizo en el primer tiempo. Lamentablemente nos toca pagarla nosotros y no nos merecemos esto”, afirmó Ricardo Tapia, capitán de San Jorge.

Los jugadores no quisieron seguir jugando la final por el ascenso al Nacional B. “Hay que pensar en la familia, en nuestro hijos y hemos tomado esta decisión por las cosas que ustedes vieron en el primer tiempo”, agregó Tapia.

Durante la semana, uno de los cuestionamientos más importantes era la capacidad del árbitro designado para el encuentro. El capitán del “Expreso” fue contundente con su opinión: “La verdad que esperabamos un pésimo arbitraje pero como esto la verdad que no. A nosotros nos robaron en la cara”.

Además el jugador expresó que la decisión fue tomada en el vestuario por todo el plantel dirigido por Nazareno Godoy que se retiró del campo de juego. 

El árbitro dio por terminado el encuentro, aunque el ascenso de Alvarado que ganó por 1 a 0 con gol de Emiliano López, será definido por el Consejo Federal.






Comentarios