La decisión es consecuencia de una denuncia de vecinos de Miguel Riglos contra un productor agropecuario que fumigó a metros del casco urbano.


El gobernador de La Pampa, Carlos Verna, le pidió la renuncia al director de Agricultura, Carlos Ferrero, por la pasividad que demostró al abordar el caso de la denuncia de unos vecinos de Miguel Riglos contra un productor agropecuario, que había sido fotografiado fumigando con 2,4-D en un campo lindante a la planta potabilizadora de agua de la localidad.

El organismo que comandaba Ferrero, dependiente del Ministerio de la Producción, es el que tiene el poder de policía para controlar el uso de agroquímicos en el ámbito de la provincia, y que desde mayo de 2019 prohíbe la comercialización, aplicación y almacenamiento en La Pampa del herbicida 2.4D en su formulación éter butílico e isobutílico.

El jueves 13 de septiembre, uno de los denunciantes envió una fotografía que publicó La Arena, en la que se ve la máquina fumigando a 20 metros de la planta potabilizadora de agua, zona donde también hay viviendas.

La fotografía tomada por los denunciantes (La Arena)

El ingeniero agrónomo Ferrero admitió, en declaraciones al canal CPE TV, que había estado en Riglos reunido con el intendente y los concejales pero que no recibió a los vecinos ni sabía quienes eran.

Dijo, además, que estaba esperando el avance de las actuaciones y que no se habían tomado muestras del producto porque había actuado la policía, algo que provocó el malestar en el gobernador, quien consideró que el caso merecía una actuación mas diligente para atender a los vecinos.

El ácido 2,4-D o 2,4-diclorofenoxiacético es un herbicida sistémico hormonal auxínico muy común, usado en el control de malezas de hoja ancha, que en su formulación éter genera una deriva que se demostró es sumamente nociva.




Comentarios