Cuando la madre de la niña se enteró de lo que sucedía le pidió que no dijera nada.


Un hombre de 38 años fue condenado este jueves a 14 años de prisión por abusar sexualmente durante siete años de la hija menor de edad de su pareja en Santo Tomé.

En un juicio oral y público en los tribunales de la ciudad de Santa Fe,  culminó con la sentencia para Francisco Javier Galarza quien fue considerado autor penalmente responsable de delitos contra la integridad sexual de una niña menor de edad.

La fiscal Alejandra Del Río Ayala relató que “los abusos fueron cometidos en fechas indeterminadas durante aproximadamente siete años”.

“Se trata de un hecho gravísimo con el que el acusado generó un real sometimiento y humillación en la niña que, al momento de los abusos, transitaba la escuela primaria“, sostuvo.

Consultados por el inicio de la investigación, la fiscalía señaló que “cuando la madre de la víctima se enteró de lo que sucedía en la casa que compartían con el condenado, le pidió a su propia hija que no dijera nada y la llevó a vivir con su abuela paterna”.

“A partir de ese momento, integrantes de la familia materna de la menor empezaron a sospechar, le preguntaron a la víctima que había sucedido y luego motorizaron la denuncia de los hechos”, indicaron.

El tribunal integrado por los jueces Gustavo Urdiales, Rosana Carrara y Sergio Carraro le impuso por unanimidad la pena de 14 años de cárcel. 






Comentarios