A más de 36 horas de su desaparición, no pierden la esperanza de que aparezca. Hay movilizaciones en su pueblo, aunque los más cercanos optaron por no participar.


La familia de Emiliano Sala vive los momentos de mayor tensión a más de 36 horas de su desaparición y sin certezas por el momento de lo que le pudo haber pasado.

El delantero había sido transferido del Nantes al Cardiff City por 17 millones de euros y el sábado pasado había firmado contrato con su nuevo club. Volvió a Francia para despedirse de sus compañeros y terminar con trámites. El vuelo que despegó desde Nantes con destino a Cardiff el lunes por la noche nunca llegó a destino y se habría precipitado sobre el Canal de la Mancha.

Este martes en la pequeña localidad de Progreso un grupo de personas se congregó en la plaza principal para rezar por la aparición del delantero. Quien no participó fue su madre, Mercedes. El dolor le impidió hacerlo, confesaron a Vía Santa Fe allegados a la familia, quienes además dijeron que “está destrozada”.

“Es un pueblito muy chiquito y está lleno de periodistas”, agregaron para dar magnitud de la situación que viven sus padres, acongojados por la situación y “acechados por la prensa”.

Progreso conmocionado por Emiliano Sala.

Mercedes era ama de casa cuando decidieron con el padre de Emiliano ponerle fin al matrimonio. “Fue difícil la separación, quedó muy sola”, dijeron. Desde entonces la relación del futbolista con su padre fue distante y con quien mostraba más apego era con su madre.

Los hijos estuvieron sin hablarse con él pero hace tiempo la relación había empezado a normalizarse”, señalaron.

Horacio, el papá de Emiliano, es camionero y estaba den viaje cuando se enteró de lo que había ocurrido con su hijo. Contó que había hablado con el futbolista el domingo y “estaba muy ilusionado por jugar la Premier”. Luego de eso no supo más nada hasta que los medios de comunicación informaron lo ocurrido.

Según trascendió, el Nantes habría sido quien facilitó a la hermana del jugador, Romina, el pasaje hacia Inglaterra para seguir de cerca el avance de la búsqueda de la aeronave. La joven voló con su pareja y otro acompañante del que no trascendió la identidad.

Pese a que la familia no pierde la esperanza de que Emiliano aparezca con vida, John Fitzgerald, jefe del equipo de búsqueda aérea de las Islas del Canal dijo a Reuters que “habría que estar muy en forma para sobrevivir incluso cuatro o cinco horas en el agua“. “Estamos buscando algo que no esperamos encontrar“, añadió.

Sin embargo, los amigos del santafesino pidieron que el operativo de rescate  continúe “hasta las últimas consecuencias”.






Comentarios