El gobernador ratificó su compromiso para que "los productores afectados puedan recuperarse lo más rápido posible".


Pasado un fin de semana en el que hubo una mejora en las condiciones meteorológicas frente a las inundaciones en el norte de la provincia, el gobernador Miguel Lifschitz confirmó este lunes que pedirá “un apoyo nacional económico de refuerzo de partidas para los municipios y las comunas afectadas” a lo largo de estos dos meses.

En segundo lugar, el mandatario confirmó que también abrirá el diálogo con la Casa Rosada para que “se encaren urgentemente las tareas de reparación de la Ruta Nacional 11“. Si bien el tema no es nuevo, el reclamo cobró importancia ante el reciente corte de la Ruta Provincial 1 por el derrumbe de un puente.

En dos meses cayeron casi 900 milímetros, que es lo que llueve en un año. Esto ocurrió en otras regiones como Chaco y Santiago del Estero, cuyo desagüe natural es la provincia de Santa Fe”, manifestó el dirigente socialista respecto de la zona de impacto que en los últimos días se extendió desde el extremo norte hacia los departaentos San Justo y San Javier.

Ya con la mitad de evacuados que había en las primeras horas del sábado en la región, el titular de la Casa Gris viajó este lunes a Reconquista para encabezar la reunión de la junta de Protección Civil por la emergencia hídrica. Así como se comprometió a sostener la ayuda para las familias damnificadas, también destacó que sus funcionarios están “recorriendo los departamentos, acompañando y asistiendo a todos los productores afectados para que puedan recuperarse lo más rápido posible”.






Comentarios