La resolución también advierte que el club local facilitó la entrada de los visitantes aunque no estaba permitido.


El Ministerio de Seguridad de la Nación dispuso este miércoles la prohibición de ingreso a partidos oficiales para 137 hinchas de Colón a quienes denunciaron por ir a ver a su equipo a la cancha de Patronato a pesar de  que no se permitía el acceso a los visitantes.

La resolución publicada en el Boletín Oficial rige por 12 meses y enumera con nombre y apellido al grupo de simpatizantes sabaleros identificados en las tribunas rojinegras del estadio de Paraná el 11 de agosto, cuando los locales empataron con los santafesinos en la primera fecha de la Superliga.

En aquella oportunidad, la policía y los dirigentes del Patrón habían acordado que no habría visitantes en el Presbítero Grella y tampoco habilitarían la llegada del denominado público neutral. No obstante, cientos de fanáticos del Negro y miembros de la barra brava aparecieron ese día por calle Ayacucho y consiguieron ver el cotejo.

El texto que lleva la firma del director nacional de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos Guillermo Madero recuerda entre otros puntos que la venta de entradas para Colón llegó a anunciarse por una radio paranaense. Como si esto fuera poco, la promoción aclaraba que “los simpatizantes que proviniesen de la provincia de Santa Fe” podrían comprar los tickets.

Después del operativo y la investigación que se inició por las irregularidades, el Gobierno planteó que los visitantes contaron “con la anuencia del club local en franca violación a las disposiciones y normas dispuestas”.






Comentarios