La Justicia ordenó que los tres acusados no sean encarcelados hasta que el fallo esté firme.


Los abuelos y el tío de un nene santafesino fueron condenados por unanimidad a cumplir altas penas de prisión por el abuso sexual del menor en Esperanza, ciudad que quedó conmocionada en 2014 a partir de la denuncia de la madre contra sus padres y su hermano.

La sanción más severa del tribunal recayó sobre Nidia Noemí Morandini, la mamá de la mujer que hace cuatro años recurrió a la Justicia ante el relato que su hijo hizo sobre las violaciones a las que había sido sometido entre los 5 y los 9 años. Además de su rol como partícipe, los fiscales Omar De Pedro y Daniel Filippi le atribuyeron a la mujer de 56 años la promoción de la corrupción del menor a quien llevaba a la casa de su hijo a sabiendas de lo que ocurría.

Víctor Hugo Baraldo, abuelo del nene, recibió una condena de 18 años, dos menos que su esposa. Al delito antes mencionado se le sumó la figura de abuso sexual con acceso carnal agravado y coacciones reiteradas. Al hermano de la mamá, Juan Pablo Baraldo, lo sentenciaron a 16 años tras las rejas. Sin embargo, todos salieron libres de la audiencia por decisión judicial.

No bajaremos la guardia, este fue el primer paso. Ahora aguardaremos los fundamentos de los conjueces, pero entendemos que es un fallo ejemplar”, manifestó De Pedro respecto del veredicto que lleva la firma de Néstor Pereyra, Jorge Luis Silva y Alfredo Martín Olivera.

En las próximas 48 horas, la Justicia debe retomar el caso luego de que el tribunal rechazara el pedido de prisión preventiva para todos los condenados. Este fue el punto más controvertido del proceso, ya que los magistrados habían dispuesto que las penas no se hicieran efectivas hasta que el fallo de primera instancia quedara firme.






Comentarios