A un mes del cambio de mando, el gobernador advirtió que sólo se abordaron "temas muy generales".


Después de un nuevo desencuentro público en la recta final de la transición, Miguel Lifschitz ratificó su vocación de diálogo con Omar Perotti pero subrayó este miércoles que aún no han abordado “cuestiones muy concretas” entre las que enumeró políticas educativas de salud.

Hace pocos días, los principales asesores del gobernador electo reiteraron su preocupación por el estado de las cuentas del Ejecutivo y lo económico es el tema casi excluyente con diferentes vertientes como la del pase a planta de personal estatal. En ese contexto, el actual mandatario opinó que a esta altura sus colaboradores ya deberían “tener un contacto más específico con quienes van a ser los responsables de cada área”.

Hasta aquí nos hemos contactado por temas muy generales, como los financieros o el Presupuesto”, recordó el dirigente del Frente Progresista. Sin embargo, la ministra de Educación Claudia Balagué confirmó que ya mantuvo charlas con el diputado provincial Ricardo Olivera, a quien señaló como su futuro sucesor a pesar de que Perotti no suelta prenda sobre los nombres de su gabinete.

Lifschitz pidió que el peronismo avance en definiciones sobre “el funcionamiento de los hospitales, insumos médicos, la policía” y hasta “las colonias de vacaciones para los próximos meses”. No obstante, la marcha de su gestión continúa atravesada por el conflicto y los reclamos de los trabajadores del sector público.




Comentarios