El imputado de 33 años fue denunciado por la dueña de casa cuando pidió dinero para reparar una supuesta pérdida.


Un hombre de 33 años quedó bajo prisión preventiva por intentar engañar a una vecina de Santo Tomé ante la cual se presentó como empleado de Litoral Gas. Fuentes judiciales confirmaron este domingo que el acusado estaba bajo libertad condicional y tiene dos condenas anteriores por delitos similares.

El hecho que investiga la Justicia provincial tuvo lugar el jueves 13 de junio, cuando fue a una vivienda de esa localidad y le avisó a la dueña que había una pérdida en la cabina. Con la excusa de revisar el calefón, el sospechoso consiguió entrar a la casa y entonces hizo un pedido que despertó la duda de la víctima.

Le solicitó 2.800 pesos a la mujer para comprar repuestos y realizar el arreglo”, sintetizaron los fiscales Estanislao Giavedoni y Gabriela Arri respecto de la charla. El supuesto técnico identificado por sus iniciales como DMM también le aclaró que “la mano de obra estaba a cargo de la empresa y era gratis”, pero no bastó para convencer a la propietaria.

Después de recibir un llamado a través del 911, la policía buscó y arrestó al estafador a partir de la descripción física recibida. Atento a que se trata de un potencial reincidente, el juez Jorge Pegassano dispuso que el imputado permanezca tras las rejas mientras avanza la investigación.

Desde el Ministerio Público de la Acusación (MPA) señalaron que el protagonista de la historia ya había recibido una condena de ejecución condicional. En 2018 sumó otra pena efectiva de tres años en la que se unificó la sanción de la causa anterior de 2016. El día en que fue capturado se encontraba en libertad condicional después de que se cerraran ambos expedientes por delitos como estafas reiteradas, hurto y violación de domicilio.





Comentarios