Aseguran que no hubo lista de consenso en Cambiemos "por pretensiones de quienes no están en la provincia".


Sobre el final del plazo para la presentación de listas en Santa Fe, dirigentes de la Unión Cívica Radical (UCR) defendieron la decisión de competir con una boleta propia en la interna macrista para definir la nómina de candidatos a diputado nacional. “Las Paso no deben escandalizarnos”, aseguraron.

“Hubiéramos avanzado en una lista de consenso si no hubiera sido por pretensiones de quienes no están en la provincia“, afirmaron desde el sector disconforme con los lugares asignados a las diferentes fuerzas que apoyan al Frente Juntos Para el Cambio detrás de Federico Angelini.

El diputado provincial Julián Galdeano argumentó que la iniciativa apunta a favorecer “la apertura, la inclusión y la diversidad”. En un comunicado previo, los aliados del PRO y la Coalición Cívica reclamaron “mayor amplitud” y “no tantas órdenes desde Buenos Aires” en la mesa de negociación para apoyar la fórmula Macri-Pichetto.

La desaveniencia puso a Martín Rosúa en gateras para seguir en campaña como primer precandidato de la “opción radical” de Cambiemos después de su frustrado intento de disputar la senaduría departamental que ganó el periodista Marcelo Lewandowski.

Para enfrentar a la lista que encabezan el presidente del PRO santafesino y Ximena García, de Franja Morada, la UCR eligió a María Paula Mascheroni,  Walter Kreni y Rocío Villoria Ambrosig como acompañantes del ex concejal rosarino. Para terminar de marcar la cancha en terreno amarillo, advirtieron: “No somos un partido testimonial y queremos ser protagonistas de un verdadero cambio”.





Comentarios