El Municipio provee los materiales y una asociación arma las estufas. Pueden calefaccionar y cocinar.


Pensando en que las personas de menores recursos puedan atravesar el crudo invierno de la mejor manera posible, voluntarios del grupo Madres Cocinando se puso manos a la obra y construyen estufas económicas que luego son entregadas en casas de familias vulnerables.

La iniciativa cuenta con el apoyo del Municipio sanrafaelino y también la ONG Refugio para los sin techo.

Es un proyecto que estamos trabajando junto al grupo de Madres Cocinando. Desde Desarrollo Social y la ONG Refugio para los Sin Techo conseguimos los materiales y ellos arman las estufas”, explicó la titular de Desarrollo Social de la comuna, Mariela Langa.

Las estufas se construyen con el principio “rocket” que permite lograr un bajo consumo de leña y alta combustión. La comuna colabora con los materiales y también la entrega e instalación de los equipos.

“La estufa es multipropósito, ya que no solo cumple el objetivo de calefacción sino también sirve para cocinar”, sostuvo Langa.

La experiencia inicial se realizó en el barrio Constitución y Mónica fue la beneficiaria de la primera estufa solidaria.

La funcionaria aseguró que esta iniciativa no es la única y ya cuentan con propuestas para realizar más estufas pero utilizando métodos distintos que incluso ayudar a reducir costos.

Estuvimos con la gente de la asociación La Poderosa, que nos presentaron otra iniciativa que también es muy sencilla y logra el mismo propósito. Vamos a seguir evaluando y trabajando con las organizaciones porque es algo muy útil para nuestros vecinos”, afirmó Langa.




Comentarios