Expectantes, mamá, papá y abuela. La postal de una familia que vive y siente el deporte, ahora de la mano de una campeona olímpica. 


Atrás quedaron las dudas, el no adelantarse a los resultados. Sol Ordas es campeona olímpica y le dio la primera medalla de oro a la Argentina en estos Juegos de Buenos Aires. 

El marco de público era excelente, acompañó el día y la arenga bien argenta. Mamá, papá Sergio y la abuela entre la comitiva familiar que nunca falla; y hoy menos que menos. “Es muy emocionante. Un Juego Olímpico es lo mejor que le puede pasar y más con chicos de la edad de ella. Ya es una locura el de mayores, así que esto debe ser increíble”, confió Dolores Amaya, la mamá, quien explotó en llanto inmediatamente cuando la vio cruzar primera la meta.

La nicoleña ya se había consagrado subcampeona en el Mundial de República Checa, un logro que sin dudas impulsó su carrera y le permitió soñar a lo grande. “El Mundial la favoreció mucho. Esperábamos buenos resultados pero nunca un podio y menos el récord”, soltó Dolores, ex olímpica y con la experiencia de Atlanta ’96 sobre sus hombros. 

“Vivimos el remo de una manera muy linda. Vivir algo así, acá y en familia es genial”, cerró.




Comentarios