Lo resolvió por unanimidad el Consejo Escolar luego de que trascendieron varios casos. "En lugar de esperar a que aparezcan hay que tomar medidas preventivas", sostuvieron. 


Uno de los temas más recurrentes en este último tiempo, y sobre todo producto del calor, son los alacranes. Y pese a tomar los recaudos necesarios y efectuar las desinfecciones periódicas, hace pocos días se registró el ataque a un menor en el patio de un jardín céntrico.

En tal sentido, y como medida preventiva para minimizar los riesgos, desde el Consejo Escolar se determinó por votación unánime incorporar barreras físicas en las rejillas de las piletas de cocinas y baños. Surgió de la reunión que este miércoles se efectuó en las instalaciones de la Escuela de Educación Secundaria Nº 7 de barrio San Eduardo.

“En vez de esperar a que aparezcan los alacranes, realizar el estudio y después la recomendación de control de vectores, hemos decidido anticiparnos a todo eso y hacer un trabajo de prevención”, explicó Julio Bernasconi, tesorero del organismo, en diálogo con diario El Norte.

La decisión fue de realizar esta tarea en todas las escuelas del nivel inicial. Insumirá un presupuesto que en principio se acerca a los $50 mil y que tiene que ver con los factores de riesgo”, agregó el docente Daniel Gatti. En efecto, es sabido que la picadura de este arácnido puede tornarse más peligrosa en los niños.

Hasta ahora hemos realizado el trabajo en dos jardines. Durante los próximos días elaboraremos un programa mediante el cual colocaremos barreas físicas en los 29 servicios restantes”, puntualizó Bernasconi.

Fotografía: El Norte




Comentarios