Un empresario viajó junto a su esposa y jamás imaginó que iban a ser testigos del impactante siniestro que dejó al mundo estupefacto.


El empresario puntano Marcelo Crespo viajó con su esposa, Cecilia, a París a vacacionar y a festejar su cumpleaños, pero jamás se imaginó que iban a ser testigos de uno de los acontecimientos mas importantes, y mediáticos, de la historia. Un rato antes de que se incendiara la famosísima Catedral de Notre Dame, junto a otro grupo de turistas sudamericanos salieron a recorrer la ciudad y asegura que la vio bella como siempre.

El incendio que sorprendió, emocionó e incluso enojó a gran parte la población mundial fue el lunes, un día soleado, casi primaveral, contó a El Diario de la República, Crespo.

La pareja que vio de cerca el incendio en Notre Dame.

Para ingresar a Norte Dame había una larga fila de espera, por lo que Marcelo y Cecilia decidieron dar otro paseo y volver luego a la histórica catedral. Nunca se imaginaron lo que ocurriría horas después. 

“Pasamos y sacamos fotos. Pero como había mucha gente optamos por ir a otro lado, navegar por el Sena y regresar más tarde. Igualmente, algunos compañeros de grupo se quedaron. Ellos luego nos contaron que durante su excursión se cortó la luz en tres ocasiones. Eso fue antes del incendio. Este martes, después del fuego, aquí muchos manejan esa falla como hipótesis del inicio de las llamas”, expresó el empresario.

“En el paseo por el Sena vimos la catedral de costado. Se veía hermosa y notamos que estaban haciendo trabajos de refacción. Jamás imaginamos lo que ocurriría después. Acá le gente está como en shock. Nadie habla de otro tema. Hay mucha tristeza entre los parisinos. Sin dudas era un emblema de la ciudad y de su país muy querido por todos. Es un día muy triste en París”, confirmó el turista de San Luis

Cuando comenzó el incendio, a todos les llamó la atención el sonido de las sirenas de los bomberos. Las fuerzas de seguridad parisinas cerraron todos los pasos cercanos a la zona de Notre Dame, sin embargo miles de personas no podían no ver semejante situación. Estupefactos vieron como el incendio devoraba a su paso una gran parte de la historia francesa.

“Fue impresionante la cantidad de gente que se reunió en las cercanías y también la emoción que se sentía en el lugar. Se cerraron las bocas del Metro y hubo que caminar para acercarse. Era un silencio tremendo, lo único que se escuchaba eran sirenas. Me impactó cómo la gente rezaba el Ave María y también cantaban. Todos, llorando, pedían por la catedral”, contó el villamercedino que ya prepara las valijas para partir hacia Lyon y luego a Roma antes de regresar hacia Argentina.

La pareja que vio de cerca el incendio en Notre Dame.

“Tuve la oportunidad de sacar unas fotos al mediodía, cuando nada pasaba por la catedral. Y a las 20 volvimos y sacamos fotos con Notre Dame envuelta en fuego. Los dos contrastes quedarán en la historia, pero son tristes. Este martes es un día gris y llovizna bastante. Está a tono con la gran tristeza que sienten los franceses”, concluyó Crespo.





Comentarios