Los hermanos Gatica fueron los primeros en denunciar y ahora una adolescente aseguró que lo vio colgando de un árbol.


Los habitantes de Quines, en San Luis, continúan con la búsqueda del supuesto gorila que para ellos es un misterio, ya que no pueden dar con el y tampoco explicar lo que han visto; sin embargo aseguran que es una especie de primate y todas las bromas y repercusiones en redes sociales, les duelen. A las denuncias de dos integrantes de la familia Gatica, el domingo se sumó la de una adolescente que aseguró haberlo visto arriba de un árbol cerca de una hostería.

Quines, San Luis.

Jorge Castro, a cargo de prensa de la Policía de San Luis explicó a SanLuis24 que: “Anoche (por el domingo) a las 21:40 se recibe un llamado en la Comisaría de Quines que manifestaba que en la Hostería Los Abuelos, una chica de 15 años había visto arriba de un árbol al gorila. La Comisaría le dio intervención a personal de Medio Ambiente y se hizo presente en el lugar y no se observó ninguna presencia de ningún gorila o animal que tenga esas características.”

También señaló que hasta el momento la única información que tienen las autoridades es la que brindaron los Gatica y el llamado del domingo por la noche: “No hay vistas fotográficas ni filmaciones, solo esos testimonios, pero la Policía acude ante el llamado por la aparición de un animal”, aseguró.

Con relación a las huellas encontradas explicó que “hasta el momento no hemos visto huellas que pueda tener las características de un animal de este tamaño”. 

También pidió que los vecinos de la zona no llamen a la Policía a modo de broma. “Al entrar un llamado a la Policía hay que darle seriedad; pero la Policía Ambiental y la Comisaría tiene que estar en las cosas más importantes. No es que esto no sea importante, pero ahora estamos al límite de que pueda ser una psicosis, una broma, o producto de la imaginación de una persona”, dijo.

Están seguros de que existe

Javier y José Gatica son hermanos y fueron los primeros en avistar en su campo al supuesto primate. En una entrevista con El Diario de la República ambos con preocupación en sus ojos manifestaron que le duelen las bromas y tienen miedo por su familia. 

Huellas del gorila en Quines, San Luis.

Ellos además de hermanos, son vecinos, y José contó que un domingo a la noche escuchó el pedido de ayuda de Javier y cuando salió al patio vio al animal, que pudo observar como escapaba saltando alambrados.

Ante tantos chistes y burlas, los habitantes de la tranquila localidad el pueblo sienten vergüenza cuando se les pregunta sobre el gorila. Creen que se han vuelto el hazmereír de todo el país y nadie disimula la sorpresa.

Los Gatica viven sobre un camino vecinal en la afueras del pueblo. Para poder llegar hay que preguntar y atravesar una calle de tierra y arena. Ahora su apellido y el gorila son casi sinónimos en el pueblo. 

¿Son los Gatica mitómanos consagrados que han logrado aunar un relato con pocas grietas y que convencieron a la Policía de hacer un rastrillaje durante tres días? Es una pregunta que podrá responderse con el tiempo si alguno llega a confesarlo, pero: ¿verdaderamente los Gatica vieron una animal con las características de un simio y son víctimas de la incredulidad y el escarnio que tamiza las novelas literarias? esa respuesta es aún más compleja que la otra.

Huellas del gorila en Quines, San Luis.

Hace unos días los hermanos Gatica decidieron poner evidencia la presencia del animal dejándole fruta como señuelo, si desaparecía y además había huellas, quizás sus dichos podrían convencer más al incrédulo contexto. Pero la idea trajo más ironías y burlas que eficacia.

Entre las ideas de un gorila también se teje la conclusión de que se trataría de magia negra o espíritus; todos hechos paranormales que no se pueden comprobar. 

Luego de los rastrillajes policiales que buscaban al supuesto primate impulsaron la historia. Camionetas, policías, drones y muchos movimientos nocturnos agitaron aún más las aguas: si no es cierto, ¿Qué sacan los Gatica con mentir?






Comentarios